“Objetivo Karaí” en Misiones

Los morteros dieron el necesario apoyo de fuego al operativo. (Foto: Ejército Argentino)

Por: Ejército Argentino

El adiestramiento final, de nivel unidad, del Regimiento de Infantería de Monte 30 tuvo lugar en las proximidades de Itacuararé, una localidad a 35 kilómetros de la ciudad de Apóstoles.
El ejercicio consistió en una operación ofensiva cuyo objetivo era consolidar la isla chica de Itacuararé, ocupada por el enemigo. Para esto, tres secciones del Regimiento de Infantería de Monte 30 se desplegaron en la zona de reunión, a 2 km de la zona de conflicto. Luego, utilizando la técnica de espina de pez, alrededor de cien infantes llevaron a cabo el franqueo del río Uruguay, después de haber marchado a través del monte para llegar al lugar de embarco. Gracias al apoyo del Batallón de Ingenieros de Monte 12, pudieron aproximarse a la orilla enemiga.

Allí, el Escuadrón de Exploración de Monte 12 y la Compañía de Inteligencia de Monte 12 llevaron a cabo tareas de exploración, observación adelantada del enemigo, inteligencia y reunión de información para optimizar la acción, a 60 km del punto de reunión. La sección de Comunicaciones del Regimiento estuvo a cargo de mantener comunicados a los distintos elementos que formaron parte de este ejercicio.

La incursión fue ejecutada por la Gran Unidad de Combate con la intención de desactivar los esfuerzos del enemigo, el cual tenía la capacidad de proyectar poder terrestre a través de una base de apoyo, y contaba con un puesto comando táctico para adelantar logística y dirigir fuego de apoyo con morteros 81mm y 120mm. Seguidamente, tras franquear el agua, se entró en contacto con el enemigo en el objetivo Karaí asegurando su conquista, mientras eran apoyados desde tierra por la artillería.

Llegadas a la isla, las tres secciones de Infantería actuaron utilizando una técnica de ataque envolvente desde la costa y lograron neutralizar al enemigo, evitando bajas y replegándose por la vía de mayor rapidez. Simultáneamente, ejecutaron una evacuación anfibia de un herido leve y otra aérea, con un helicóptero, de un herido grave.

La actividad combinó tareas logísticas, de combate y seguridad, pilares fundamentales del trabajo en el ambiente particular de monte y en la formación de los efectivos.

Fuente: Ejército Argentino (http://bit.ly/2zaGAiF)