Aviación Naval Embarcada de Rusia (2ª Parte)

portada01

La primera gran revolución aeronaval de posguerra, a nivel mundial, fue la aparición del helicóptero y su especialización ASW. La clase “Moskva” fue pensada para llevar los helicópteros antisubmarinos lejos de la costa, aunque aún confiaba de los aviones con base en tierra para su protección complementaria. (Foto: Internet)

Con la evidente expansión del poderío militar convencional soviético fomentado por Leónidas Brézhnev desde su llegada al Kremlim, y habiendo ya borrado los vestigios del excéntrico pensamiento de Nikita Kruschev de que el misil era el arma por excelencia, los planificadores soviéticos reencauzaron sus filosofías hacia la aplicación de proyectos más convencionales, pero dotados de tecnologías innovadoras.
También fue el momento de plantearse el rol de la URSS como superpotencia, la experiencia de la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962 había hecho mella en los estrategas soviéticos, que entendían la necesidad de disponer de suficientes medios militares para respaldar su política exterior allí donde fuese necesario, y en el caso de Cuba era fundamental disponer de los medios navales idóneos para hacer efectiva esa proyección. Para entonces, la Armada Soviética seguía los lineamientos de proteger los espacios marítimos de las incursiones navales de superficie y submarinas de la US Navy, particularmente, con lo cual se había conformado como una fuerza costera con limitada capacidad oceánica.
Con la llegada del almirante Gorshkov esa filosofía comenzaba a cambiar, si bien se mantenía el pensamiento donde la Armada Soviética debería proteger los flancos marítimos, habiéndose ampliado ese anillo defensivo con la aplicación de las nuevas tecnologías, había un indicio de que ahora era fundamental dar el paso hacia una verdadera y capaz fuerza naval de “aguas azules”.
El caso cubano influyó a nivel estratégico en el pensamiento doctrinal de la Armada Soviética, el almirante Gorshkov tomó debidas notas de las carencias estratégicas demostradas durante la crisis de 1962 y era el momento de comenzar a pensar en obtener una adecuada proyección naval para respaldar los intereses de Moscú en en Centroamérica, Oriente Medio, África y Asia.
Había un deseo genuino de poder competir por la hegemonía global con Estados Unidos, y obtener una verdadera Armada oceánica era la única forma válida de hacerlo. Pero claro, ello demandaría tiempo, las construcciones navales son caras y relativamente lentas, poder disputar la hegemonía con Washington podría demandar unas dos décadas, por lo que paulatinamente se deberían ir incorporando los medios idóneos para que esos anillos de proyección se fueran ampliando.
El portaaviones de ataque, una herramienta por demás interesante y que venía dando muy buenos resultados a Estados Unidos desde concluida la Segunda Guerra Mundial, formaría parte de la nueva doctrina de la Armada Soviética, pero paso a paso, hasta entonces el conservador pensamiento naval soviético se había ido modificando con la llegada del almirante Gorshkov, que supo ir aplicando nuevas tecnologías y capacidades a medida que la tecnología y la burocracia lo iban permitiendo.
En lo referido a la proyección aeronaval, Gorshkov compartía el pensamiento del almirante Kuznetsov sobre la disponibilidad de portaaviones que sirvieran, más que nada, como elementos desde dónde dar debida cobertura aérea a las flotillas antisubmarinas (ASW), sin embargo, fue más pragmático.
Con la aparición del helicóptero, la guerra antisubmarina se revolucionó, y habiéndose transformado el submarino en la punta de lanza de la capacidad de ataque nuclear tanto de la URSS, como de Occidente, era necesario extraer el máximo provecho posible a las nuevas tecnologías para combatirlos.
Con la expansión de las flotas de los submarinos nucleares balísticos (SSBN) soviética y norteamericana, el casquete de hielos del Polo Norte se transformó en la principal zona de operaciones de estos buques. Como tal, las rutas de tránsito hacia aquellos santuarios comenzó a ser acechada por los submarinos nucleares de ataque (SSN), y es por ello que la Armada Soviética decidió proteger las zonas de operaciones con sus flotas ASW de superficie, con ello, los helicópteros desplegados en tierra quedaban fuera del rango de operaciones de la flota, particularmente los Mil Mi-4PL “Hound B” que constituían, por entonces el más numeroso.
La aparición de la clase “Moskva” (Proyecto 1123) parecía poder resolver ese inconveniente, siendo capaz de transformar poco más de una docena de helicópteros ASW embarcados, sirviendo como buques insignias de las flotillas antisubmarinas soviéticas. Para ello, la AV-MF contaría con el nuevo y novedoso helicóptero Ka-25PL “Hormone A”, el cual sería el primer helicóptero embarcado soviético.
A efectos prácticos, la clase “Moskva” se limitó a dos unidades y fue basada en el Mar Negro, con la tarea de poder alcanzar, y operar, en el Mediterráneo en caso de conflicto, dudosamente alcanzarían el Atlántico, pero no fueron destinados a la Flota del Norte o del Pacífico, donde estaba la mayor cantidad de SSBN soviéticos y donde era más probable toparse con los SSN norteamericanos en busca de alcanzar a los primeros. Aun así, estos cruceros ASW disponían de un completo equipamiento electrónico para cumplir con su misión de negar a la OTAN las aguas periféricas a la URSS.
La variante mejorada de la clase “Moskva” (Proyecto 1123.2) se abandonó casi al mismo tiempo que se cortaba la chapa naval para su construcción y así se dio paso a la clase “Kiev” (Proyecto 1143), el cual transportaría al primer caza naval embarcado soviético, el Yak-38 “Forger”, que en teoría le daría la capacidad para interceptar aviones de patrulla de la OTAN, particularmente P-3 “Orión” norteamericanos, “Nimrod” británicos, y los aviones P-2J “Neptune” y, más tarde, P-3C “Orión” japoneses. También disponían de una adecuada capacidad antibuque y estaban capacitados para operar en aguas abiertas, embarcando no menos de 16 helicópteros ASW “Hormone”. Esta fuerza estaba complementada por una nueva generación de destructores y cruceros que complementaban la capacidad ASW de la Armada Soviética.
De esta manera, podemos entender que la Armada Soviética se esforzó por ir perfeccionando las capacidades de su Flota, inicialmente costera, para poco a poco ir ampliando el anillo defensivo más allá de la costa, desde donde los nuevos portaaviones ligeros le daban una relativa capacidad de proyección aeronaval, otorgando una limitada defensa aérea y sirviendo como importantes bases avanzadas para los modernos helicópteros embarcados.

uz9bqdt

La llegada de la clase “Kiev” y el caza Yak-38 “Forger” permitió ampliar el espectro de misiones de la Armada Soviética y comenzar a alejarse de la costa, con una limitada proyección aeronaval. (Foto: Internet)

Habiendo cubierto, para fines de los 60’s, todas sus necesidades defensivas básicas, era el momento, entonces, de ocuparse de la proyección estratégica global del Poder Naval soviético para equipararse al de Estados Unidos, si tenemos en cuenta que los medios disponibles ya eran suficientes para equiparar a los de Gran Bretaña y Francia.
Pero había una realidad, la economía rusa no transitaba sus mejores momentos y no podía darse el lujo de dilapidar toneladas de dinero en costosos proyectos nuevos, por lo cual, la mejor alternativa era la de ir evolucionando un diseño, como se venía haciendo con el Proyecto 1123 (Clase “Moskva”), que sirvió como base para el desarrollo del Proyecto 1143 (Clase “Kiev”), del cual, además del desarrollo básico, se completaría una subvariante (Proyecto 1143.3) y se trabajaba en una cuarta variante.
De hecho, la experiencia que se iba obteniendo con los cazas Yak-38 “Forger” comenzaba a ser trasladada al desarrollo de un nuevo caza V/STOL, el Yak-41, o Product 48 para Yakovlev. El fabricante del Yak-38 “Forger” siempre había asegurado que éste era solo un caza interino, y así lo había entendido la Aviación Naval soviética (AV-MF), que sabía que el menudo caza no cubría sus exigencias, pero que le daría una valiosa experiencia.
Con la aparición de un proyecto para dotar a la Armada Soviética con un portaaviones nuclear dotado de catapultas y cables de frenado, se hizo necesario, también, desarrollar un grupo aéreo acorde, por lo cual, a fines de los 60’s, Mikoyan-Gurevich recibiría el encargo de desarrollar una variante navalizada del caza MiG-23M “Flogger B”.

 El Proyecto 1143.4, el puntapié para los portaaviones clásicos soviéticos

111696_65008454_gorshkov2

Los cambios introducidos en el cuarto portaaviones de la clase “Kiev” pueden apreciarse a simple vista. El castillo con las nuevas antenas planas, los cañones de 100 mm y los lanzadores extra de misiles SS-N-12 “Sanbox” pueden observarse en la proa del, entonces, “Bakú”. (Foto: Internet)

En 1977 se autoriza el desarrollo del sucesor del caza Yak-38 “Forger”, el cual sería un novedoso caza, también V/STOL, cuya principal característica radicaba en que sería supersónico y estaría dotado de radar, adelantándose por varias décadas a cualquier proyecto similar de Occidente.
Debido a las características del nuevo caza, designado como Yak-41 en Rusia y conocido como “Freestyle” por la OTAN, era necesario adaptar los buques que servirían como base, así que la Armada Soviética autorizó una serie de modificaciones y mejoras de importancia para que fuesen aplicadas al cuarto buque de la clase “Kiev” (Proyecto 1143).

 Bautizado como “Bakú”, entraría en gradas el 17 de febrero de 1978, y desde que fuese autorizada su construcción se había previsto, de forma un tanto optimista, que su grupo aéreo estaría conformado con el Yak-41 “Freestyle” una vez que ambos estuviesen ya en servicio. Por ello se lo utilizaría como buque de evaluación que iría integrando nuevas tecnologías que estaban en desarrollo y que serían aplicadas a otros proyectos navales, incluyendo el armamento y los sensores electrónicos, además de servir como buque de desarrollo para el nuevo caza de Yakovlev.
El”Baku” tendría una importante modificación en los aspectos electrónicos y de armamento que supondrían un hito importante para el proyecto.
Los radares de búsqueda aire/superficie serían reemplazados por la nueva generación de radares 3D de antena plana y escaneo electrónico pasivo denominado como “Mars-Passat” (Código OTAN: “Sky Watch”), muy similar al sistema AN/SPY-1 usado por los buques norteamericanos y que entraba en servicio casi al mismo tiempo. Éste era complementado por un radar convencional MR-700M “Fregat-M1”, dos radares MR-350 “Podkat”, un mejorado radar MP-503 “Kantata-M” y un MP-407 “Start-2”, todos cubriendo roles secundarios.
Manteniendo su rol como buque ASW, disponía de un sistema de sonar MGK-355 “Polinom”, sistemas de navegación “Salgir-V”, sistemas de comunicaciones satelitales R-790 “Tsunami-BM” y “Krystal-BK”, además del sistema convencional de comunicaciones navales “Tayfun-1”.
Todo ello requería de un sistema de combate que pudiera gestionar la información de dichos sensores, incluyendo los sistemas de guerra electrónica, para lo cual se incluyó un sistema MVU-410 “Lesorub-434” que se encargaba de servir como Sistema de Combate y Control (C2I). Los problemas técnicos con el sistema “Sky Watch” y el sistema de control de combate, generaron un retraso de alrededor de cinco años en la puesta en servicio del nuevo portaaviones.
En cuanto al armamento, había recuperado los dos montajes quíntuples de torpedos de 533 mm que habían sido eliminados en el “Novorossiysk” (tercero de la clase “Kiev”), al mismo tiempo que el lanzador de misiles antisubmarinos SUW-N-1 fue reemplazado por dos lanzadores de cohetes RBU-6000.
En cuanto al armamento antiaéreo, los obsoletos misiles SA-N-3 “Goblet” (M-11 “Shtorm”) serían reemplazados por 24 lanzadores verticales del moderno sistema SA-N-9 “Gauntlet”, elevando a 192 la cantidad de misiles antiaéreos disponibles en el buque. Estos sistemas se reparten en grupos de seis lanzadores circulares rotativos tipo revólver, los mismos contienen 8 misiles cada uno. El misil 9M330 tiene un alcance de 12 Km y un techo de 6.000 metros, pudiendo interceptar misiles antibuques, aeronaves en vuelo rasante y helicópteros.

ka-25

El helicóptero Kamov Ka-25PL “Hormone A” resultó ser un aparato revolucionario con su configuración de rotores principales contrarotativos que hacían innecesario el rotor de cola. (Foto: http://www.russianhelicopters.aero/en/uuaz/history)

El ahorro de espacio que supuso el reemplazo de los viejos sistemas antiaéreos y antisubmarinos, permitió que a proa de pudiesen instalar dos lanzadores dobles SM-241 para los misiles P-500 “Bazalt”, que usaban el control de tiro “Argon-1143”. De esta manera, se elevaba a 12 la cantidad de misiles antibuque supersónicos de crucero SS-N-12 “Sandbox”, como los denomina la OTAN, con lo que su potencia de fuego se veía considerablemente incrementada.
Para completar el armamento se disponía de dos montajes simples AK-100 de 100 mm en reemplazo de los dos montajes dobles AK-726 de 76 mm, contando con el sistema de control de tiro MR-145 “Lev-218-100”, mientras que ocho mejorados sistemas AK-630M de 30 mm, “tipo Gatling”, con un sistema de control de tiro MR-123 “Vympel-A” completan la defensa antiaérea de corto alcance y de punto.
En tanto los cazas Yak-41 completaran su fase de desarrollo, el grupo aéreo estaría conformado por una docena de cazas Yak-38M “Forger”, que era una versión mejorada del “Forger” original, mientras que su dotación de helicópteros estaría, desde un principio, compuesta por el nuevo Ka-27 “Helix”, del que se contarían de 19 en su versión antisubmarina Ka-27PL “Helix A” y tres Ka-27PS “Helix D”, versión optimizada para operaciones de búsqueda y rescate (SAR).
Era de esperar que las modificaciones aplicadas en el Proyecto 1143.4 sirvieran como punto de partida para la modernización, a futuro, de los tres buques iniciales de la clase “Kiev”, aunque también se analizaba seriamente la posibilidad de dotarse de nuevos portaaeronaves que complementaran el rol de navío insignia de las fuerzas ASW de las Flotas del Norte y del Pacífico. 

Los proyectos de portaaviones cancelados

project1160

El Proyecto 1160 suponía la construcción de dos gigantescos portaaviones nucleares, dotados de catapultas, que entrarían en servicio en 1986. (Foto: Gollevainen vía www.shipbucket.com)

Durante la administración de Nikita Krúshev, el almirante Gorshkov a duras penas pudo sostener ciertos programas navales, pero tras los sucesos de Cuba en 1962, la mayoría de los proyectos comenzaron a ganar relevancia, particularmente aquellos de características oceánicas, como los cruceros del Proyecto 1134 “Berkut” (Clase “Kresta I” para la OTAN) o los destructores del Proyecto 61 (Clase “Kashin”), además se comenzaban a planificar grandes mejoras en los diseños para hacerlos más oceánicos. Para fines de los años 70’s se daban los primeros ejemplos de ese cambio, con el desarrollo de las fragatas del Proyecto 1135 “Burevestnik” (Clase “Krivak”), o los destructores Proyecto 956 “Sarych” (Clase “Sovremennyy”) o Proyecto 1155 “Fregat” (Clase “Udaloy”), todos los cuales respondían a otro concepto de diseño en comparación con sus antecesores y otros proyectos contemporáneos. Para cerrar lo importante de la nueva expansión naval soviética, encontramos a los gigantescos acorazados nucleares del Proyecto 1144 “Orlan” (Clase “Kirov”), de 28.000 toneladas, que llegaron a que la US Navy decidiese recuperar y modernizar sus acorazados de la clase “Iowa”, sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial.
Definitivamente, la experiencia en Cuba había fortalecido la postura de una “Armada de Aguas Azules” que pregonaba el almirante Gorshkov, que entonces comenzaba a dar forma a su pensamiento doctrinal que tanta trascendencia tendría para el futuro. Pese a que en el Kremlin aun había cierto recelo en la incorporación de grandes portaaviones, el premier Leonid Brezhnev apoyó los programas navales en marcha y aquellos que les iban a ser presentados.
Ahora la URSS tenía una base avanzada a escasos kilómetros de las costas norteamericanas, alcanzando una proyección estratégica sin precedentes que requería la posibilidad de sostenerla por cualquier medio, también quedaba claro que era realmente necesario poder proteger las vías de navegación hacia y desde la URSS.
Para 1968, la Oficina de Planificación y Diseño Neva (o Nevsky Design Bureau, como se la conoce actualmente), presentó interesantes bocetos sobre un nuevo tipo de portaaviones. Mientras los portaaviones ligeros de la clase “Kiev” comenzaban a tomar forma y daban una limitada proyección aeronaval a las flotillas ASW, el nuevo buque estaba inspirado en la clase “Forrestal” norteamericana, pero dotada de propulsión nuclear y catapultas para el despegue de aeronaves convencionales.
Por lejos, era el proyecto de portaaviones más prometedor de cuantos se habían presentados hasta entonces, y de inmediato el almirante Gorshkov aprobó el desarrollo del nuevo buque, que sería denominado como Proyecto 1160.
Se trataba de un buque de unas 80.000 toneladas de desplazamiento, con una eslora de alrededor de 320 metros y una cubierta de vuelo claramente inspirada en los modelos norteamericanos, con tres catapultas de vapor, dos a proa y una en el combés, que le permitiría operar con los mejores cazas que pudiesen ser desarrollados para servir a bordo.
Para desarrollar el portaaviones y su Grupo Aéreo Embarcado, la NPBK realizó una serie de importantísimos estudios sobre la experiencia norteamericana en el uso de sus portaaviones, así como de las aeronaves que integraban sus Alas Aéreas Embarcadas (CAW – Carrier Air Wings), trabajos que demandaban el estudio de toda la información de inteligencia disponible, así como toda aquella información que fuese posible conseguir a través del espionaje.
Una de los estudios más importantes se realizó en el campo de los aviones de apoyo, es decir, los antisubmarinos y de patrulla marítima, así como a aquellos de guerra electrónica y utilitarios COD (Carrier Onboard Delibery). Habiendo analizado en detalle la composición de las CAW norteamericanas, se llegó a la conclusión de que no era económico contar con aeronaves específicas para cada una de las tareas, que para entonces suponía la presencia de aviones ASW S-2 “Tracker”, aviones de guerra electrónica y repostaje en vuelo KA-3 “Skywarrior”, de reconocimiento RA-5 “Vigilante” y el de alerta temprana E-2 “Hawkeye”, que estaba entrando en servicio como reemplazo del E-1 “Tracer”.

Aunque nació como un proyecto alternativo al Proyecto 1160, más pequeño y barato, el Proyecto 1153 terminó siendo casi tan grande y costoso como aquel, siendo cancelado en 1978 en favor de diseños más sencillos. (Foto: Gollevainen vía www.shipbucket.com)

Aunque nació como un proyecto alternativo al Proyecto 1160, más pequeño y barato, el Proyecto 1153 terminó siendo casi tan grande y costoso como aquel, siendo cancelado en 1978 en favor de diseños más sencillos. (Foto: Gollevainen vía www.shipbucket.com)

Por ello se optó por un camino más simple, un solo tipo de aeronave que cubriera todos los requerimientos de una aeronave de apoyo, es decir, un avión que pudiese tener variantes patrulla marítima/ASW, de alerta temprana (AEW), guerra electrónica (EW) y utilitario/COD, de esta manera se evitaría generar una gran cantidad de líneas logísticas a ser atendidas en un portaaviones, lo cual ya indicaba un buen comienzo.
Para este programa se presentarían dos proyectos, el primero era Beriev P-42, mientras que el segundo era una propuesta presentada por el diseñador V.A. Korgachin, el Kor-1 “Taifun”. Ambos aviones respondían a un diseño muy similar al del Lockheed S-3 “Viking” norteamericano que aún estaba en desarrollo, con lo cual queda patente el alcance del espionaje industrial existente en aquella época, al margen de que en este tipo de aeronaves se suelen arribar a soluciones similares cuando las misiones son idénticas.
En el caso del Beriev P-42, éste parecía un clon del S-3 “Viking” norteamericano hasta en sus más mínimos detalles. Disponía de un fuselaje de sección cuadrada, con ala alta y los dos motores colgando de ella en góndolas. En cuanto al diseño de Korgachin, el Kor-1 “Taifun”, su fuselaje era muy similar al P-42, pero el ala estaba limpia y los motores estaban colocados en góndolas laterales a popa del fuselaje, al estilo de los aviones ejecutivos. Para 1972, el modelo seleccionado era el de Beriev, que se esperaba contar con la variante ASW, del que se llevarían seis unidades por buque, más cuatro P-42 en su variante de alerta temprana (AEW).

Para entonces, la aviación de combate se esperaba que estuviese compuesta por los cazas multipropósito Mikoyan-Gurevich MiG-23K “Flogger”, un desarrollo navalizado del caza terrestre MiG-23M “Flogger B” que estaba en desarrollo. El nuevo avión tendría diversas modificaciones para su operación a bordo de portaaviones, estaba destinada a servir como principal medio de defensa aérea de la Flota, al estilo de los F-4 “Phantom” norteamericanos o británicos de aquella época.
Ya en los años 70’s, aparecería la primera versión realmente multipropósito de aquel, el MiG-23A, que era una versión navalizada del más ligero MiG-23ML “Flogger G”, el cual tenía modificaciones estructurales importantes, incluyendo la eliminación de un tanque de combustible que afectaría su autonomía. La principal mejora del MiG-23A radicaba en el hecho de que era un avión polivalente al estilo del “Phantom”, lo que permitiría ahorrar recursos dentro del grupo aéreo.

El Korchagin Kor-1 “Taifun” fue un proyecto que rivalizaba con el Beriev P-42 y se esperaba que sirviera como plataforma multipropósito. Tanto el Kor-1, como el P-42, en su versión AEW tenían la misma configuración, con sendas antenas de radar ubicadas a proa y popa. (Foto: Global Security)

Sin embargo, en principio, se había pensado en que las misiones de ataque podrían ser llevadas a cabo por el Su-24K “Fencer”, la variante navalizada del avión de interdicción y ataque Su-24 “Fencer A”, sin embargo, era una aeronave demasiado grande y compleja, por lo cual se presentaron tres variantes del MiG-23A que cumplirían las misiones de defensa aérea, ataque y reconocimiento.
Inicialmente se estimó que el helicóptero embarcado sería el Ka-25 “Hormone”, del que, al contrario que los portaaviones ligeros, solo embarcaría el mínimo imprescindible, compuesto por seis Ka-25PL “Hormone A” antisubmarinos y dos Ka-25PS “Hormone C” de búsqueda y rescate. Está más que claro que para cuando avanzó el Proyecto 1160, a principios de los años 70’s, el sucesor de aquel, el K-27 “Helix”, ya estaba destinado a ser el helicóptero que operaría a bordo.
Fiel a la filosofía soviética, no se distraerían recursos aéreos en misiones antibuques, con lo cual dichas tareas recaerían nuevamente en los grandes misiles supersónicos de crucero, previéndose que el súper portaaviones soviético dispusiera de entre diez y doce misiles P-500 “Bazalt” (SS-N-12 “Sanbox” para la OTAN), que también eran empleados, entre otros navíos, por los portaaviones Proyecto 1143.
Aquí es interesante mencionar que la adquisición de los datos para el disparo a máxima distancia de los misiles SS-N-12 “Sandbox” serían obtenidos por los P-42 embarcados y por elementos externos, como helicópteros Ka-25K “Hormone B” de otros buques, o aviones de adquisición de blancos Tu-95 “Bear D”.
Para 1972 se había previsto que el desarrollo del portaaviones del Proyecto 1160 concluyera a fines de esa década, con lo cual Gorshkov veía que sus deseos se estaban convirtiendo, de momento, en realidad. Se estableció un requerimiento por tres buques que deberían comenzar a ser construidos en 1982, botados en 1986 y con la puesta en servicio establecida para 1991.
Inexplicablemente, para 1973, y con las particularidades de la burocracia soviética, el Proyecto 1160 comienza a convivir con el proyecto de un portaaviones un poco más pequeño, el Proyecto 1153, que era esencialmente similar, aunque de menor desplazamiento.
Cuando el ministro de Defensa, el Mariscal Andrei Grechko, muere en 1976, el Proyecto 1160 es cancelado y reemplazado definitivamente por el Proyecto 1153. El sucesor de Grechko, el mariscal Dimitry Ustinov, no compartía del todo el interés del desarrollo de grandes súper portaaviones nucleares, pero las presiones del almirante Gorshkov parece que evitaron la cancelación del programa de portaaviones y el Proyecto 1153 continuó vigente, de la misma manera que se le dio más importancia al desarrollo de los eventuales reemplazos de las clases “Moskva” (Proyecto 1123) y “Kiev” (Proyecto 1143) destinados a la defensa ASW más que a la proyección aeronaval estratégica. Como ya se mencionó, la clase “Kiev” sería complementado por un cuarto buque, el “Bakú” (Proyecto 1143.4) y había varios proyectos alternativos destinados a brindar mejores capacidades aeronaves, donde el Proyecto 1143.5 jugaba un papel estelar.

 Ahora, las misiones de proyección estratégica serían encargadas al Proyecto 1153 “Orel”, un buque que en principio se esperaba que desplazara una 60.000 toneladas, tres cuartos del peso del Proyecto 1160, aunque su diseño de cubierta marcaría un precedente para los futuros desarrollos soviéticos en la materia.
Para mediados de los 70’s, el Proyecto 1153 debía modernizar obligatoriamente su grupo aéreo, que en principio fue publicitado con modelos a escala del portaaviones donde en su cubierta de vuelo se podían observar maquetas de cazas MiG-23A “Flogger” y del nuevo avión de ataque Sujoi Su-25K “Frogfoot”.
Con una menor cantidad de aeronaves embarcadas, el Proyecto 1153 incrementaba el número de misiles antibuques de crucero embarcados, que ahora alcanzaban las 24 unidades en silos verticales a proa y con las tapas de los mismos enraizadas en la cubierta de vuelo.
Apelando a los estudios previos sobre el impacto operativo y logístico de los aviones de apoyo dentro de las alas aéreas norteamericanas, y atendiendo al hecho de disponer de una menor cantidad de aeronaves embarcadas, la AV-MF comenzó a analizar nuevamente la composición de su grupo aéreo. Para entonces, Yakovlev estaba iniciando un agresivo lobby destinado a mantener la continuidad del desarrollo de su caza V/STOL supersónico, el Yak-41 “Freestyle”, acción que tendría grandes y, si se analiza en lo operativo, graves consecuencias para el futuro del diseño de portaaviones rusos.

23k

Este debería haber sido el perfil posible del Mikoyan-Gurevich MiG-23A “Flogger”, donde puede observarse las modificaciones en la parte superior del fuselaje, la instalación de dos aletas estabilizadoras de menor tamaño, al gancho de apontaje y la sonda de repostaje en vuelo. (Foto: Internet)

Ya para aquella época, la AV-MF comenzó a estudiar las nuevas propuestas por cazas convencionales, donde el moderno caza Su-27 “Flanker” podría hacerse cargo de la mayoría de las misiones de combate, así, el monoplaza Su-27K “Flanker D” y el biplaza Su-29K podrían ocuparse en el rol de defensa aérea de la Flota, mientras que el biplaza de ataque Su-28K podría realizar las misiones de taque a suelo e interdicción, mientras que el derivado Su-28KRT podría cumplir las misiones de reconocimiento y guerra electrónica.

Los requerimientos por disminuir los problemas logísticos dentro del grupo aéreo llevaron a la cancelación del programa Beriev P-42, siendo las misiones ASW asumidas por los helicópteros, mientras que las misiones AEW serían asumidas por un nuevo y más capaz avión desarrollado a tal efecto, el Yakovlev Yak-44, una aeronave muy similar al E-2 “Hawkeye” norteamericano.
Con los programas aeronáuticos en marcha, los proyectos del almirante Gorshkov sufrirían un duro golpe, cuando en 1983 se produce la cancelación del Proyecto 1153, solo para ser reemplazado por un nuevo proyecto de portaaviones un año después. Con la muerte del mariscal Ustinov en noviembre de ese año, y su reemplazo por el mariscal Sergei Sokolov, el programa de portaaviones volvía, casi, a foja cero, aunque ahora había ya una serie de estudios previos para poder concretar más rápido el nuevo proyecto de reemplazo.

Trabajos de Investigación “Order”

project114342

Desarrollado como alternativa más barata al Proyecto 1143.5, el Proyecto 1143.2 era una versión agrandada y modificada del “Bakú”, pero dotada de una cubierta de vuelo corrida capaz de emplear aviones convencionales. (Foto: Gollevainen vía www.shipbucket.com)

Mientras se continuaba el desarrollo de los costos portaaviones nucleares, en octubre de 1978 el Consejo de Ministros autorizó al Ministerio de Defensa iniciar los estudios para elaborar los requerimientos técnicos y tácticos para el desarrollo de una nueva serie de cruceros portaaviones convencionales que estuvieran basados en el Proyecto 1143.4, en construcción, pero que dispusiera de mayores y mejores capacidades aeronavales que la clase “Kiev”, e incluso, que el “Bakú” (Proyecto 1143.4), desde el cual debería partir el nuevo diseño, que sería inicialmente conocido como Proyecto 1143.5.
Dentro de la programación, el Ministerio de Industria Naval y Astilleros estableció que los informes técnicos y de diseño preliminares deberían ser presentados en 1980, iniciándose su construcción a partir de 1981, siendo asignada la “Grada O” del conocido astillero Nº 444 “Nikolaev”.
Con la conversión del “Bakú” (Proyecto 1143.4) en marcha, los cambios para el nuevo proyecto no demandarían tanto tiempo y se concentraron principalmente en un incremento de dimensiones y desplazamiento.
Se esperaba que el nuevo buque fuese realmente el complemento, y eventual reemplazo, de la clase “Kiev”, por lo que dispondría del mismo tipo de capacidades, es decir, sensores antisubmarinos, armamento acorde y su grupo aéreo se compondría de una combinación de aviones y helicópteros casi en la misma proporción que en la clase “Kiev”, aunque en este caso se buscaba brindarle de mayores capacidades de proyección aeronaval con cazabombarderos más modernos.
Ello significaba catapultas y cables de frenado, lo cual atentaba seriamente contra el programa del caza Yak-41 “Freestyle” que prescindía de ellos, y también afectaba al Proyecto 1143.4 que buscaba ser la base para la modificación de la clase “Kiev” en su Middle Life Update (MLU) para poder operar el futuro caza V/STOL de Yakovlev.
Para 1979 se presentaron los primeros bosquejos del Proyecto 1143.5, siendo aprobados por el almirante Gorshkov. Pero entonces comenzó el debate sobre la configuración definitiva del que sería el Proyecto 1143.5, y los intereses políticos, movidos por el lobby de Yakovlev, supusieron un nuevo retraso que llevó que para principios de 1980 el ministro de Defensa Dimitry Ustinov diera la autorización para realizar los cambios y modificaciones necesarios, estableciendo los plazos para que la presentación de los planos y estudios industriales fuesen presentados en 1982, iniciándose la construcción ese mismo año, con la botadura del buque prevista para 1986 y su puesta en servicio para 1991. Nuevamente, todo el proyecto fue aprobado por Gorshkov y comenzaron los trabajos al respecto.
Para mediados de 1980, en una evaluación conjunta del Estado Mayor soviético y de una comisión interministerial, se reconoce que el diseño del Proyecto 1143.5 había alcanzado los objetivos establecidos y era posible iniciar la construcción del primer buque.
El desarrollo del Proyecto 1143.4 (“Bakú”) continuaría con el fin de ayudar a la mencionada modernización de los tres primeros de la clase “Kiev” cuando el cazabombardero Yak-41 estuviese listo, aunque como como alternativa de reserva, se habían desarrollado los estudios para el Proyecto 1143.4.2 (o Proyecto 1143.42), el que sería conocido como “quinto portaaviones” o “quinto Kiev”, el cual era ligeramente más grande que el “Bakú” y del que derivaba directamente. Bastante mejor de lo que se esperaba del Proyecto 1143.5, la proa había sido equipada con la rampa prevista para el Yak-41, carecía de catapultas, pero podía operar con cazas convencionales y el nuevo proyecto de avión AEW, también de Yakovlev, el previsto Yak-44, aunque más tarde éste demostró requerir del tradicional sistema de lanzamiento.
Una particularidad era que los misiles P-500 “Bazalt” volvían a ser colocados en lanzadores tradicionales justo delante del castillo, en vez de los lanzadores verticales. Este proyecto se presentó al mismo tiempo que una versión portahelicópteros destinada a misiones de asalto anfibio, que fue designada como Proyecto 10200 “Jalzán”, que sería un equivalente a los LPH (Landing Platform, Helicopter) clase “Iwo Jima” norteamericanos.

chkhalzan

El Proyecto 10200 “Jalzán” (o “Khalzan”) era un intento de potenciar la proyección anfibia de la Infantería de Marina soviética con un buque del tamaño y características de la clase “Iwo Jima” (LPH), aunque se estudió la posibilidad de dotarle de dique inundable a popa. (Foto: Gollevainen vía www.shipbucket.com)

Ya casi a principios de 1981, el astillero Nikolaev recibe, finalmente, el contrato para la construcción del portaaviones, con el nº de orden #105. Sin embargo, para otoño de ese año el diseño vuelve a recibir cambios de importancia, además de un leve incremento del desplazamiento en 10 toneladas, debería incorporar lanzadores de misiles P-700 “Granite”, la cantidad de aviones ascendería hasta las 50 unidades.
La influencia de Yakovlev era tal que convenció de que se incluyera una una rampa a proa (sky jump) que facilitaría la operación de los nuevos cazas Yak-41, indicando que los cazas convencionales Su-27K “Flanker” no tendrían ningún inconveniente para poder utilizarla, con lo cual, se instalaría un nuevo sistema de despegue más sencillo y económico que permitiría prescindir de las catapultas. La propuesta final del Proyecto 1143.5 estuvo lista en marzo de 1982, siendo asignado el expediente Nº 392-10 del 5 de julio de aquel año por parte del Consejo de Ministros.
El 1 de septiembre de 1982 la quilla del portaaviones Proyecto 1143.5 es puesta en la “Grada O” del astillero Nikolaev, que había sido ya modernizado para este encargo, y recibe el nombre de “Riga”, con el numeral 105. En Noviembre, el nombre es rebautizado como “Leonid Brezhnev”.

 Yakovlev, el lobby por el Yak-41 y su impacto en el diseño de portaaviones

yak141_17

Yak-38 y su sucesor, el soberbio Yak-41. El “Freestyle” no solo era más potente, sino que era tremendamente capaz en relación a su predecesor. (Foto: Internet)

Durante las instancias de desarrollo del Yak-38 “Forger” quedó claro que sería un avión de apenas cumpliría con las expectativas de la Armada Soviética, pero era la única opción para conseguir, de una vez por todas, el primer caza embarcado para la Aviación Naval (AV-MF).
Es por ello que tan pronto como el Yak-38 “Forger” entró en producción, Yakovlev destinó el 75% de sus recursos humanos y de ingeniería al desarrollo de su sucesor, el cual debería ser un producto infinitamente mejor, más capaz y que garantizara, desde un principio, cumplir eficazmente con las misiones que se le encomendarían. También se tuvo mucho cuidado de pensar en un crecimiento potencial de la aeronave, para que pudiese adaptarse a las necesidades futuras.
Inicialmente, y siguiendo los pensamientos doctrinales básicos de la AV-MF, el nuevo avión debería ser supersónico, contar con la mejor aviónica posible y estar armado con los mejores misiles aire-aire del arsenal soviético, tanto de corto alcance R-60 (AA-8 “Aphid”) de guía infrarroja (IR), como los de medio alcance R-27 (AA-11 “Alamo”), tanto de guía IR, como los de guía radar semiactiva.
Inicialmente se tomó el fuselaje del Yak-38 y se empezaron a aplicar una serie de importantes mejoras que llevarían a una versión interina denominada, extraoficialmente, Yak-39, que nunca pasó de los tableros de diseño. Con ello se pudo observar que no había chance alguna de poder seguir buscando algún crecimiento potencial dentro de la pequeña célula del “Forger”, aún con motores más potentes, no habría posibilidad de lograr que fuese un avión viable.
Básicamente lo que se necesitaba era un nuevo fuselaje más grande, diseñado para velocidades supersónicas, lo que implicaba el uso de la postcombustión, y que pudiera ser dotado de una aviónica moderna a la altura de los cazas terrestres más modernos. Por sobre todas las cosas, el Yak-41 debería ser un excelente caza de combate aéreo, lo cual significaba que fuera muy maniobrero.
Así nacería el Yak-41, el cual tenía una lejana similitud conceptual, particularmente ante el hecho de estar dotado con una planta motriz mixta, que se transformaría en una marca registrada de Yakovlev. Sin embargo, se trataba de un avión un 30% más grande y dos veces más pesado que su predecesor.
Todo ello respondía a la necesidad no solo de ser supersónico, sino también al hecho de ser exponencialmente más capaz. Desde su diseño se lo pensó equipado con la mejor aviónica disponible, incluyendo un radar en su estilizada nariz.
Inicialmente se esperaba que el Yak-41 estuviese eficientemente equipado para misiones de defensa aérea, por lo cual se le equiparía con la misma aviónica que al caza convencional MiG-29, lo que implicó que para la etapa intermedia del desarrollo supusiera la instalación del eficiente radar Fazotron S-41M “Zhuk”, el cual estuvo disponible para 1986 y que le otorgaba la posibilidad de utilizar misiles medio alcance semiactivos R-27 (AA-10 “Alamo”), tanto de guía radar (SARH), como la versión de guía IR.

tumblr_inline_nia558zibo1t90ue7

El prototipo “75” blanco realizando pruebas sobre la cubierta del portaaviones “Bakú” a fines de los años 80’s. (Foto: Internet)

Uno de los problemas iniciales del Yak-38 era la falta de potencia y el bajísimo rendimiento de su equipo propulsor, por otro lado, los diseñadores soviéticos se encontraron ante el problema de que deberían contar con un motor marcadamente potente para otorgar las velocidades supersónicas, pero que, a su vez, fuese eficiente.
Ello obligaría a diseñar un nuevo sistema de sustentación, así que la solución más práctica era la de instalar un motor turbofan Tumansky R-79V-300 “Soyuz” de unos 15.000 kg. de empuje con postcombustión, el cual contaba con una tobera que podía rebatirse hasta los -95º para brindar sustentación en el aterrizaje, y -63º para dar potencia en los despegues cortos (STOL). En cuanto a los reactores de sustentación, se previeron los motores Ribinsk RD-41 de 4.218 Kg de empuje, los cuales estaban instalados detrás de la cabina, con una inclinación de 5º hacia popa, con la posibilidad de que sus toberas pudieran desviar el flujo de los motores +/- 12,5º.
Para 1977 el proyecto fue autorizado para su desarrollo a gran escala, por lo cual los planificadores de la Armada aconsejaron modificar la construcción del portaaviones “Bakú”, con el fin de que incorpore las mejoras piloto para la operación con estos nuevos aviones y así servir de base para la modificación de los tres buques anteriores. Más aún, el lobby de Yakovlev en el Kremlim para que no se recortase presupuesto y se asignaran más fondos al desarrollo del Yak-41, hicieron que otros programas se viesen afectados en mayor o menor medida, y ello influiría, inclusive, en el diseño de los futuros portaaviones y las capacidades de la AV-MF. A tal punto que fue considerado como complemento a los aviones Su-27K “Flanker”, por lo cual se recomendó que los portaaviones contaran con rampa para ayudar al despegue y obligando, en cierta forma, a renunciar al empleo de catapultas y desarrollar el sistema STOBAR (Short Take-Off But Arrested Recovery, algo así como Despegue Corto con Recuperación por Detención, es decir, cables de frenado), lo cual ya serviría como limitante.
No sería hasta 1985 cuando se decide transformar al Yak-41 en un verdadero caza multipropósito, ya que desde entonces era, básicamente, un interceptor puro. A la reciente incorporación del radar multimodo S-41M”Zhuk”, se debió realizar la integración de distintos sistemas de adquisición de blancos, generando un leve retraso en el calendario del proyecto. El nuevo modelo sería denominado Yak-41M.

Curiosa imagen de los dos prototipos del Yak-41 (48-2, “75” blanco y 48-3, “77” blanco) a bordo del portaaviones “Bakú” durante el programa de desarrollo. El “77” blanco está equipado con misiles inertes R-27 (AA-10 “Alamo”) de alcance medio. (Foto: forums.airbase.ru)

Del Yak-41 se construirían dos prototipos iniciales para ensayos estáticos. El primero (48-0) sería utilizado para pruebas de fatiga, mientras que el segundo (48-1, con el numeral 48 amarillo) sería empleado para pruebas con los nuevos motores, tanto para pruebas de crucero, como VTOL. Más adelante se construirían dos prototipos adicionales para pruebas de vuelo.

El primer vuelo se regustrarìa el 9 de marzo de 1987 y se realizaría de forma convencional, mientras que el primero de tipo vertical se produciría el 29 de diciembre de 1989. Continuando con el programa de pruebas, el 26 de septiembre de 1991 se realizó el primer aterrizaje en el portaaviones “Admiral Gorshkov” (ex “Bakú”, Proyecto 1143.4). El 5 de octubre de 1991, el prototipo 48-3 se estrellaría durante los ensayos de apontaje, con lo cual el programa fue detenido hasta saber las causas.
Con posterioridad a la caída de la URSS, el proyecto intentó atraer inversiones extranjeras, e hizo varias presentaciones, hasta que en 1995 se firmó un acuerdo con Lockheed Martin, de Estados Unidos, y mucha de la experiencia obtenida con la tecnología soviética del Yak-41M terminaría siendo aplicada, de cierta forma, al proyecto proyecto F-35. El desarrollo de la versión agrandada y con cierta capacidad furtiva (stealth) Yak-43 debió ser abandonada, aunque se trataba de un proyecto muy prometedor.

El Proyecto 1143.7 “Ulyanovsk”

project11437

El diseño del Proyecto 1143.7 tenía la combinación mixta del sistema CATOBAR (catapultas) y STOBAR (despegue corto) única y sin equivalencia en Occidente. (Foto: Gollevainen vía www.shipbucket.com)

Con la llegada del nuevo ministro de Defensa, el Mariscal Dimitri Ustinov, el Proyecto 1153 que había sido respaldado por su predecesor, el mariscal Andrei Grechko, comenzó a enfrentarse a duros desafíos dentro de un agenda en donde Ustinov no había dado lugar al proyecto de portaaviones nucleares y a duras penas se continuaba con el desarrollo del Proyecto 1143.5 de propulsión convencional.
Para 1983, el Proyecto 1153 “Orel” había sido cancelado y el desarrollo de los aviones que deberían ser su grupo aéreo estaba prácticamente detenido, particularmente en lo referido al MiG-23K “Flogger”, no tanto así en lo referido al Su-25K “Frogfoot”.
Sin embargo, para 1984 se ordenó iniciar el desarrollo del Proyecto 1143.7 “Ulyanovsk”, que era una versión agrandada y muy mejorada del Proyecto 1143.5, el primero de la serie ya estaba próximo a ser botado y permitiría reemplazar a los Proyectos 1123 (clase “Moskva”) y, en el caso del Proyecto 1143 (clase “Kiev), como Cruceros Pesados de Aviación y buque insignia de las fuerzas ASW de las Flotas del Mar del Norte y del Pacífico.
El desarrollo se asignó inmediatamente a la oficina de diseño Nevskoye, a cargo de L.V. Belova, quien más tarde sería reemplazado por Yuri M. Varfolomeev. Habiendo sido la oficina desde donde nació el concepto del Proyecto 1160, los trabajos para el desarrollo de un portaaviones con las mismas características no sería un gran desafío, aunque podría decirse que algunos intereses políticos entraban en escena, ya que las idas y venidas entre el Proyecto 1160 y el Proyecto 1153 dejaban entender que no eran motivos económicos o técnicos, sino políticos, los que habían estado atentando contra el desarrollo de los portaaviones soviéticos, y lo mismo parecía poder observarse ahora, que tras la cancelación del Proyecto 1153, tan solo un año después, se comenzaba el desarrollo del Proyecto 1143.7.
Del nuevo buque se estableció la construcción de cuatro buques, el primero de ellos sería bautizado, finalmente, como “Ulyanovsk” (Inicialmente iba a ser “Kremlin” y luego “Lenin”). Con el número de serie 107 para el astillero Nikolaev, debería entrar en construcción en octubre de 1988 y entraría en servicio para diciembre de 1995, aproximadamente.

7c29e5cf53b3eb9531efd7225fa2de99

Imagen de Inteligencia utilizada por Washington a fines de los años 80’s para ilustrar los informes al respecto de la construcción del nuevo superportaaviones nuclear soviético. Nótese que los informes/imágenes que motivaron el dibujo muestran un buque bastante avanzado en su construcción. (Foto: CIA – Central Intelligence Agency)

Comparado con los proyectos anteriores, particularmente con el Proyecto 1153, que marcaría el diseño de los portaaviones de cubierta corrida soviéticos, el “Ulyanovsk” tendría una planta de propulsión nuclear diferente y más moderna, una cubierta de vuelo de mayores dimensiones y con una cubierta oblicua de mayor inclinación y dos catapultas de vapor de alrededor de 90 metros de longitud. El casco sería construido enteramente de acero, con 20 compartimentos estancos y una “isla” de nuevo diseño reemplazaría al tradicional “castillo” que era empleado por los Proyectos 1143, 1143.4 y 1143.5.
Se determinó que la planta de poder consistiría en cuatro turbinas y cuatro reactores nucleares con una potencia total de 305 MW, disponiendo de calderas auxiliares enlazadas a reactores anecocica que le proveerían capacidad de movimiento a una velocidad de 10 nudos en caso de fallos en el sistema principal. Un generador de 27 Kw transformaría la energía de los reactores nucleares y le permitiría mover al portaaviones con velocidades de hasta 33 nudos.
El portaaviones tenía unas dimensiones de 303 metros en la línea de flotación, alcanzando los 324 metros la longitud de la cubierta de vuelo. La manga alcanzaba los 75,74 metros en la cubierta de vuelo, mientras que el calado era de 10 metros. El buque desplazaría 79.758 toneladas a plena carga, mientras que su desplazamiento en vacío era de 60.000 toneladas.
El Grupo Aéreo Embarcado alcanzaría las 70 aeronaves, de las que 17 de ellas serían helicópteros (15 antisubmarinos Ka-27PL “Helix A” y 2 Ka-27PS “Helix D” de SAR), quedando el resto conformado por 25 interceptores Su-33 “FLanker D” (Su-27K) y 20 MiG-29K “Fulcrum D”, aunque en este punto se había previsto que el cazabombardero estándar fuera el Yak-44 “Freestyle”. Un nuevo agregado era el de ocho aviones de alerta temprana (AEW) Yakovlev Yak-144 de nuevo diseño, pero ya había sido cancelado el proyecto para un avión ASW, cuyo rol sería ocupado por los helicópteros Ka-27PL “Helix A”.
El tamaño del hangar era de 175 metros de longitud, por 32 metros de ancho y 7 de alto, contando con tres ascensores de hasta 50 toneladas, dos del lado de estribor (a proa y popa de la isla de mando), y un tercero a babor, casi al comienzo de la cubierta oblicua, en una configuración totalmente copiada de los diseños norteamericanos. Detrás de este ascensor, más a popa, sobre la banda de babor, se encontraría el sistema óptico de aterrizaje denominado “Luna”.
Cómo era de esperarse, la capacidad de ataque antibuque continuaba recayendo en misiles supersónicos de crucero, en este caso los P-700 “Granit” (SS-N-19 “Shipwreck”), de 650 Km. de alcance y una velocidad de Mach 2.5, del que se dispondrían de 16 lanzadores verticales, en dos líneas de ocho, ubicados a en la rampa de despegue proel. En cuanto al armamento antiaéreo, se compondría de ocho lanzadores 3K95 “Kinzhal” (SA-N-9 “Gauntlet”), con 192 misiles para defensa cercana, ocho sistemas AK-630 tipo Gatling de 30 mm, ocho sistemas 3M87 “Kortik”, compuesto por 2 cañones tipo Glating de 30 mm y 8 misiles 9M311 (SA-N-11 “Grison” – 192 misiles), todos para defensa de punto/CIWS.

yak-44-image04

Maqueta del Yak-44E a bordo del portaaviones “Almirante Kuznetsov” (Proyecto 1143.5) en 1991 durante unas pruebas. El rotodomo del radar está cubierto con una red mimética, pero aún así puede observarse la similitud en el diseño con su homólogo occidental, el E-2 “Hawkeye”. (Foto: Global Secuity.org)

Al parecer, el Proyecto original habría sido el Proyecto 1143.6, que suponía que la cubierta de vuelo fuese totalmente corrida y que se dispusiera de 4 catapultas, dos a proa y dos en el combés, las mismas serían construidas en las Fabricas “Proletariado” y serían denominadas “Mayak”.
Para cuando se iniciaría la construcción del diseño definitivo, el lobby de Yakovlev había dado sus frutos, convenciendo a los políticos de que los nuevos cazas eran lo suficientemente potentes como para despegar con el sistema STOBAR sin afectar sus prestaciones, y de esta forma, el programa de desarrollo del Yak-41 podría continuar, evitando que los portaaviones fuesen dotados de catapultas y posicionando de mejor manera al caza V/STOL de Yakovlev.

Curioso es el hecho de que su influencia solo se concentró en el caza Yak-41, ya que el avión AEW Yak-44 requería de catapultas y fue el principal motivo para mantener dos de ellas en el Proyecto 1143.7. Es de destacar que el objetivo de Yakovlev sería cabalmente conseguido, toda vez que, habiendo catapultas, los cazas Su-27K y similares no podrían usarlas, lo que operativa y tácticamente le daba una gran ventaja al cazabombardero Yak-41 “Freestyle”.
Finalmente, tras cuatro años de diseño, desarrollo y algunos cambios dentro de la configuración, el primer buque del Proyecto 1143.7 “Ulyanovsk” inicia su construcción siguiendo el plan original. Fue puesto en grada el 4 de octubre de 1988 en una de las gradas del Astillero Nº 444 “Nikolaev” (“Nikolaev Sur”).
La mala fortuna del programa de portaaviones soviéticos quiso que el más encaminado de los proyectos se quedara sin fondos en 1991, tras el colapso de la URSS. De esta manera, el 1 de noviembre de 1991, con más del 45% construido (algunas fuentes aseguran que al 20%) el “Ulyanovsk” es cancelado. El 5 de febrero de 1992 el nuevo presidente de Ucrania, Leonid Kravchuk, ordena iniciar el desguace del casco y fundir todas las láminas de acero destinadas al segundo portaaviones que estaban acumuladas en dicho astillero.

Autor:
Este artículo fue realizado por Marcelo J. Rivera en Noviembre 2016 (Dintel GID 2016 ©), quedando completamente prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita del autor.

Fuentes:
– Gorshkov, S.G “Sea power of the state”; Pergamon Press GmbH; ISBN 0-08-021944-6; © 1979 (English Edition)
– Michael J. Hirschberg: “Soviet V/STOL aircraft: the struggle for a shipborne combat capability”; AIAA; ISBN 1-56347-248-1; © 1997
– http://www.airpower.maxwell.af.mil/airchronicles/aureview/1982/jul-aug/chipman.html
– http://www.shipbucket.com/forums/viewtopic.php?f=13&t=374&start=20
– http://forum.worldofwarships.eu/index.php?/topic/1647-list-of-soviet-cvs-projects/
– https://www.wikipedia.org
– http://www.airvectors.net/avredvt.html
– http://www.military-today.com/navy/kiev_class.htm
– http://www.militaryfactory.com/ships/detail.asp?ship_id=Kiev-Project-1143-Krechyet
– http://tonnel-ufo.ru/eanglish/articles.php?id=1852
– http://www.militaryfactory.com/aircraft/detail.asp?aircraft_id=721
– http://www.military-today.com/aircraft/yak_141.htm
– http://www.aeroflight.co.uk/aircraft/types/type-details/yakovlev-yak-41-freestyle.htm
– http://www.mycity-military.com/Avioni/Jakovljev-JAK-141_3.html
– http://www.airwar.ru/enc/sea/taifun.html
– https://es.scribd.com/doc/261140887/Motores-Rybinsk-RD-41
– http://www.forums.airbase.ru
– http://survincity.com/2011/06/project-11437-heavy-aircraft-carrying-cruiser/
– http://www.navypedia.org/ships/russia/ru_cv_ulyanovsk.htm
– http://www.secretprojects.co.uk/forum/index.php?topic=1948.35;wap2
– https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1mara_anecoica
– http://www.globalsecurity.org/military/world/russia/1143_7-specs.htm