Aviación Embarcada de Rusia (4ª Parte)

PortadaCVruso04

El “Kuznetsov” días antes de partir desde Severodorsk, con parte del grupo aéreo sobre la cubierta, incluyendo cuatro de los cinco MiG-29KR/KUBR embarcados. (Foto: Internet)

Para el año 2016 el escenario geoestratégico mundial se estaba acomodando a un ritmo veriginoso que hacía rememorar las épocas de la Guerra Fría, en este caso, Moscú buscando reconstruir viejas alianzas allí donde Occidente buscaba romperlas o, al menos, modificarlas.
Es así que Rusia decidió fortalecer aún más su presencia en Siria, que ya suponía un contingente terrestre y otro aéreo, mediante un cuarto despliegue operativo del portaaviones “Kuznetsov” en el Mediterráneo. En este caso ya no significaba un simple despliegue de adiestramiento con el cual el Kremlim buscaba reforzar su compromiso y apoyo al régimen sirio, sino que suponía la autorización para que la Aviación Naval Embarcada tuviese su bautismo de fuego mediante el lanzamiento de operaciones de ataque, mayormente, contra blancos de la oposición rebelde siria y, en segundo lugar, contra las fuerzas terroristas del ISIS.
Para ser claros, el despliegue aeronaval no correspondía a una necesidad operativa real del Teatro de Operaciones de Siria, toda vez de que Rusia ya había desplegado, como dijimos, fuerzas aéreas y terrestres en suelo sirio, más aún, la propia Armada Rusa había tenido una activa participación mediante el lanzamiento de misiles de crucero “Kalibr” desde el Mar Caspio.
Entonces, con este escenario a la vista, se debe entender que el principal objetivo del despliegue aeronaval es el de ejercer una especie de presencia política-diplomática en el Mediterráneo, con una extensa cobertura mediática para el consumo interno. A su vez, había otra maniobra de política interna relacionada con la Armada Rusa y la puesta en valor del portaaviones “Kuznetsov” en cuanto a su rol como buque insignia de la Armada rusa.
En este punto, la Armada Rusa se encontraba ante los comentarios negativos de muchos analistas militares, tanto rusos como de otras naciones, que argumentaban que el “Kuznetsov” es un “elefante blanco” con muy poco valor militar que, con 25 años de servicio, jamás había entrado en combate. Las otras críticas asociadas a este último punto, argumentaban que su estado operativo no era el óptimo.
Si bien es cierto que el estado operativo del portaaviones deja muchísimo que desear, hay que reconocer que la Armada Rusa no ha tenido un verdadero motivo para emplearlo en combate, ya que los últimos conflictos en los que Moscú entró en combate con sus unidades navales fue el de Georgia en 2008 y, más recientemente, en Siria, donde además de misiones logísticas, se ejecutó el mencionado ataque con misiles de crucero desde el Mar Caspio.
Al mismo tiempo, su Grupo Aéreo ya estaba volviéndose obsoleto, poco menos de una veintena de los poco flexibles Su-33 “Flanker D” conformaban el menguante parque aéreo, especializado en misiones de defensa aérea. Su reemplazo había venido de la mano del caza MiG-29KR “Fulcrum D”, donde Rusia aprovechó el pedido indio para poder solicitar el reemplazo del Su-33.
El MiG-29KR, y su versión de entrenamiento MiG-29UBKR, se comenzaron a introducir al servicio en 2010 y pronto mostró sus bondades, ya que no solo era más pequeño, sino que era inmensamente más versátil y permitiría brindar la tan necesaria capacidad de ataque a suelo al portaaviones. Asimismo, se trata de plataformas mucho más pequeñas, lo cual se acomodaba de mejor manera que el voluminoso Su-33 en los estrechos espacios de un portaaviones.
De la misma manera, entre tanto, los Su-33 serían modernizados al estándar Su-33M, dotados de un nuevo sistema de navegación y ataque que les permitiría disponer de una discutible capacidad de ataque a suelo, con bombas convencionales. Solo se modernizarían ocho aviones a este nivel, los cuales serían repartidos entre los dos Escuadrones del 279º OKIAP.

El acorazado nuclear “Pyotr Velikiy” (099) y los destructores “Severomorsk” (619) y “Vice Admiral Kulakov” (626) serían las escoltas del portaaviones. (Fotos: Internet)

Este despliegue también era importante por otros aspectos, además de la necesidad de probar en combate real a los nuevos MiG-29KR y los modernizados Su-33M, se evaluarían otros equipos y sus doctrinas asociadas, particularmente el helicóptero de ataque Kamov Ka-52 “Katran” que sería embarcado en el portaaviones para realizar misiones de ataque y apoyo cercano. Este helicóptero y su concepto de empleo fueron desarrollados para equipar a los portahelicópteros clase “Mistral” adquiridos a Francia y que más tarde fueron cancelados.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, ahora la Armada Rusa se enfrentaba a un nuevo reto, el logístico. Si bien el portaaviones y sus escoltas habían realizado ya despliegues en el Mediterráneo, nunca lo habían realizado en condiciones de guerra. Esto no solo le permitiría evaluar aspectos operativos y tácticos específicos de las operaciones aeronavales embarcadas, sino el ritmo de reaprovisionamiento de combustible, repuestos y municiones que se requeriría para sostener las operaciones. Todo ello nunca había sido puesto en práctica más allá de la teoría, y era una experiencia que debía obtenerse de primera mano, ese era el verdadero bautismo de fuego que tendría el portaaviones.

Utilizar al portaaviones como embajador político, de la misma forma que lo hace Estados Unidos, también era una de las viejas aspiraciones de Moscú, y este era el momento indicado. En un primer plano, la conformación y sostenimiento de las operaciones navales daría un claro mensaje, a Occidente, de que Rusia estaba recuperando su capacidad de disuasión, y que estaba dispuesto a emplearla dónde y cuándo fuese necesario.
Segundo, serviría para sondear sus viejas alianzas en el Norte de África, toda vez que España negara el acceso del puerto de Ceuta, y la presión europea conseguía que Malta también le impidiera el reaprovisionamiento en sus puertos. Por tanto, había que consultar a los países del Magreb y el Norte África, en su mayoría, históricamente alineadas a Moscú.
En esta oportunidad, la Flotilla rusa estaría integrada, una vez más, por el segundo buque más grande de la Armada Rusa, el acorazado nuclear “Pyotr Velikiy” (099, “Pedro el Grande”, Proyecto 1144 “Orlan”, clase “Kirov”), al mismo tiempo que contarían con dos destructores antisubmarinos de escolta de la clase “Udaloy” (Proyecto 1155 “Fregat”), los (619) “Severomorsk” y (626) “Vice Admiral Kulakov”.
A estas unidades de superficie se le asignó un submarino nuclear de ataque (SSN) clase “Akula” (Project 971 “Shchuka-B”), el cual brindaría protección adicional contra eventuales amenazas submarinas y, de ser ciertas algunas afirmaciones de la prensa rusa y occidental, apoyaría las acciones en Siria mediante el empleo de misiles de crucero “Kalibr” (3M14K, SS-N-27 Sizzler).
En apoyo de la flotilla, la Armada Rusa asignó al buque logístico auxiliar (AOR – Auxiliary Oiler Replenishment) “Dubna”, así como al remolcador de altura “Nikolay Chinker”, que sería el ángel de la guarda por si el portaaviones se quedaba sin propulsión. Hay informes que al menos otros dos buques logísticos serían enviados en apoyo al solitario AOR.
La presencia del portaaviones y del acorazado nuclear eran significativas, los dos mayores buques de la Armada Rusa eran desplegados para una operación militar de gran importancia estratégica, estaban materializando aquella “acción diplomática y expedicionaria”, como aseguraba Jonathan Marcus, el especialista de Defensa y Diplomacia de la BBC británica.

El despliegue de la OTAN

© Norwegian Royal Airforce-Reuters

Imagen del “Kuznetsov” durante su tránsito por el Mar del Norte, la imagen fue tomada por un avión noruego que formaba parte del dispositivo de monitoreo de la OTAN. (Foto: © Norwegian Royal Airforce vía Reuters)La noticia de que el portaaviones ruso participaría de una despliegue naval hacia el Mediterráneo no pasó desapercibida para la OTAN, que había comenzado a enfriar sus relaciones con Rusia a raíz de la crisis con Ucrania, y no se perdería por nada la posibilidad de seguir de cerca al grupo de batalla ruso que sería formado para participar de lo que sería la primer operación militar real del portaaviones “Kuznetsov”.

Tan pronto como se anunciara el despliegue de la Flotilla rusa, la OTAN comenzó a prepararse para monitorizar el crucero de combate que realizaría desde Severomorsk hasta las costas Sirias. Si bien eran procedimientos de rutina destinados a obtener inteligencia sobre los movimientos, procedimientos y demás actividades de las unidades navales rusas, había un componente trascendental en esta ocasión, sería el mayor despliegue naval ruso en décadas y actuaría bajo condiciones de combate, con todo lo que eso implicaba.
Y no era un asunto menor, un diplomático de la OTAN aseguró que los rusos estaban montando su mayor despliegue naval en décadas, con diez barcos ya desplegados en Siria y que, ahora, iban a ser poderosamente reforzados. Fuentes de Inteligencia aseguraron a Reuters que “Están desplegando toda la Flota del Norte y parte de la Flota del Báltico, en el mayor despliegue de superficie desde el fin de la Guerra Fría.” A lo que agregaría que “No es una visita amistosa a los puertos. En dos semanas vamos a ver un incremento de los ataques aéreos en Aleppo, como parte de la estrategia rusa para declararse victoriosos allí”.
A esto se agregaba la información, de índole política, que brindaba la prensa noruega, asegurando que “Rusia comunicó a Noruega que sus buques iban a navegar rumbo al Mediterráneo con el fin de apoyar al presidente sirio Bashar al-Assad en la lucha contra los grupos rebeldes” (sic).
Es por ello que cuando, el 15 de octubre de 2016, la Flotilla rusa partía desde Severomorsk, estaba todo listo para iniciar el seguimiento y vigilancia. Tan pronto como los buques estuvieron en las cercanías del Mar de Noruega.
Cuando los helicópteros “Sea King” del No.333 Squadron de la Real Fuerza Aérea Noruega fotografiaron, el lunes 17 de octubre, a la Flotilla rusa en el Mar de Noruega, cerca de la isla de Andoya, se pudo constatar la dimensión del despliegue, lo cual llevó a que la agencia AFP citara a la mayor Elisabeth Eikeland, vocera del Cuartel General Conjunto del Ejército noruego, quien dijo que “Hemos sido informados que ellos (los buques rusos) van en ruta al Mediterráneo”, para luego agregar que “No es cosa de todos los días ver tantos barcos navegando juntos en las proximidades de Noruega”.
Poco después sería el diario noruego VG quien citaría las declaraciones del general Morten Haga Lunde, jefe del Servicio de Inteligencia noruego, que dijo “es probable que (los buques rusos) jueguen un rol decisivo en la batalla por Aleppo.”

_92099950_russian_flotilla_map624_v4

En esta infografía de la BBC podemos tener una idea de la ruta realizada por la Flotilla rusa desde Severomorsk hasta las costas Sirias. (Foto: BBC)

El día martes 18 de octubre, la Fuerza Aérea Noruega continuó fotografiando a los buques rusos y es de suponer que también los medios de vigilancia electrónica, tanto aéreos como navales y de tierra, estarían sondeando la actividad electrónica rusa, hasta incluso la televisión rusa pudo mostrar el sobrevuelo de helicópteros civiles de la compañía Bristow Helicopters.
El portaaviones fue escoltado de cerca por una fragata noruega, mientras que, más al Sur, sería reemplazada por la fragata polivalente L16 “Absalon” de la Real Armada de Dinamarca, cuyos helicópteros “Lynx” Mk.90B realizaron continuos sobrevuelos del portaaviones para obtener más imágenes de la cubierta de vuelo y las aeronaves allí estacionadas.
Rusia informó que además de los helicópteros noruegos, daneses y de Bristow, que pudieron ser vistos en los informes publicados por RT, también fueron sobrevolados por aviones de patrulla P-3 y cazabombarderos F-16AM/BM.
Para entonces, las fuerzas navales rusas ya habían notificado de la presencia de distintos submarinos durante su recorrido que, además de aquellos que pudiese haber desplegado Noruega, se logró identificar a un submarino nuclear (SSN) clase “Viginia” norteamericano, que ejecutó maniobras de aproximación al grupo naval ruso, aunque a distancia de seguridad con el fin de obtener información más específica.
El primer incidente entre la Flotilla rusa y los medios de la OTAN se produciría el 19 o 20 de octubre, cuando un submarino convencional holandés (clase “Walrus”), es detectado por los destructores de escolta rusos, concretamente por el (626) “Vice Admiral Kulakov”. De inmediato se iniciaron las reacciones pertinentes para disuadir al submarino de que continuara avanzando hacia el interior del dispositivo de seguridad ruso, con el claro objetivo de aproximarse a los dos grandes buques capitales. Finalmente, el incidente se zanjó cuando el submarino holandés fue alejado de la zona por los destructores rusos.
El ministro de Defensa ruso aseguró que “todos los intentos de los buques (de la OTAN) por acercarse a monitorear en tiempo real (a la formación naval rusa), eran una práctica marítima normal”, aunque calificó al incidente con el submarino holandés como una “desagradable maniobra holandesa”.
Cuando Londres tuvo la certeza de que los rusos transitarían por el Canal de la Mancha, en vez de hacerlo por mar abierto alrededor de Irlanda, el ministro de Defensa británico aseguró que “Cuando los buques (rusos) estén cerca de nuestras aguas, les vamos a hacer una marca personal por cada paso que den en su camino. Los vamos a vigilar como parte de nuestro firme compromiso de mantener a Gran Bretaña a salvo”.

El “Kuznetsov” reaprovisionando del AOR “Dubna” frente a las costas de Marruecos el 28 de octubre de 2016. (Foto: DigitalGlobe / ScapeWare3d)

Es así que el martes 18 de octubre, el destructor HMS “Duncan” (Type 45 o clase “Daring”) zarpa desde Portsmouth para reforzar a la fragata HMS “Richmond” (Type 23 o clase “Duke”), que sería la encargada de realizar el seguimiento a corta distancia del portaaviones. Al despliegue naval se le unirían los helicópteros embarcados en los buques, así como algunas aeronaves de reconocimiento de la Royal Air Force.
El seguimiento de la Flotilla rusa se produjo a lo largo de todo el tránsito de la misma a lo largo del Canal, donde la Royal Navy registró, ya más al Sur, que se estaban iniciando las operaciones aéreas. El cruce se produciría el 21 de octubre y al ingresar a las aguas vecinas a Portugal, el seguimiento comenzó a ser realizado por aeronaves españolas y portuguesas.
El vicealmirante Clive Jhonstone, comandante del Comando Marítimo Aliado de la OTAN, declararía ante la prensa que “Las naciones aliadas rutinariamente monitorean aquellas ‘actividades de interés’ que incluyen la presencia de navíos rusos (navegando) cerca de las aguas nacionales.” Agregando que “Esto es en interés de apoyar el conocimiento y la seguridad de la navegación en las líneas de comunicación marítimas”.
Tras arribar al Estrecho de Gibraltar y realizar el cruce del mismo el 26 de octubre, y tras el hecho de que España canceló, a último momento, el permiso para que los buques rusos se reaprovisionaran en el puerto de Ceuta, el enclave colonial español en Marruecos,
la Flotilla rusa se ubicó en aguas próximas a la costa marroquí, donde procedió a iniciar el reabastecimiento del portaaviones. Es interesante analizar la elección del puerto español en el Norte de África, ya que era una forma de tantear diplomáticamente la reacción de la OTAN, caso contrario podría haber solicitado permisos en Argelia, nación tradicionalmente cercana a Moscú, puertos que parecen haber sido visitados por los buques de apoyo para sí lograr reaprovisionarse de combustible y agua dulce. La OTAN también ejerció su influencia para lograr que Malta negara el ingreso de los buques rusos en sus puertos.
Para el 3 de noviembre, la Flotilla rusa se ubicaba ya en la zona de operaciones, sin embargo, los tradicionales problemas motrices del “Kuznetsov” obligaron a que fuese remolcado hasta su área de estación, bien al Este de la isla de Creta y próxima a las aguas de Chipre. Para entonces, desde la Flota del Mar Negro comenzarían arribar algunos buques logísticos que reforzarían a la Flotilla del portaaviones.

 

El Grupo Aéreo Embarcado

Al parecer, durante la primera etapa del crucero, los dos únicos Su-33 “Flanker D” en su configuración original como cazas de defensa aérea, los Rojo 62 y Rojo 76, estuvieron armados y en alerta sobre la cubierta. (Foto: Internet)

Como se mencionó más arriba, el Grupo Aéreo Embarcado había sido ya modificado para dar participación a las nuevas unidades de combate, en particular la de cazabombarderos MiG-29KR/KUBR y la de los helicópteros Ka-52K “Katran”. Pero también hubo una cierta modificación en lo relacionado al componente de helicópteros de apoyo que son de dotación tradicional.
La unidad que opera a los cazas Su-33 y Su-33M “Flanker D” es el 279º OKIAP, la misma desplegó diez cazas, incluyendo a las únicas ocho unidades equipadas con el sistema SVP-24 “Gefest” (“Hefesto”), manteniendo dos aviones en su configuración original de defensa aérea pura. Según la información brindada por la Armada Rusa sobre el sistema SVP-24 “Gefest”, el mismo se trata de un sistema de adquisición de blancos y ataque, el cual es particularmente utilizado para mejorar la precisión de las bombas de caída libre en cualquier condición climática y de luz. Según lo expuesto, durante las pruebas se le permitió dar, a las bombas convencionales, una precisión similar a la de las bombas guiadas. Dicho sistema está presente en distintas aeronaves rusas, como el Su-24 “Fencer”, el Su-25 “Frogfoot”, los bombarderos Tu-22M3 “Backfire” e, incluso el helicóptero Ka-52.
Los aviones identificados positivamente en el portaaviones están distribuidos de la siguiente manera:

1º Escuadrón
Rojo 62 (configuración original)
Rojo 66 (Modernizado SVP-24 «Gefest»)
Rojo 67 (Modernizado SVP-24 «Gefest»)
Rojo 71 (Modernizado SVP-24 «Gefest»)
Rojo 78 (Modernizado SVP-24 «Gefest»)

2º Escuadrón
Rojo 76 (configuración original)
Rojo 77 (Modernizado SVP-24 «Gefest») – No confirmado
Rojo 84 (Modernizado SVP-24 «Gefest»)
Rojo 85 (Modernizado SVP-24 «Gefest»)
Rojo 88 (Modernizado SVP-24 «Gefest»)

Uno de los MiG-29KR embarcados en el “Kuznetsov” durante las etapas iniciales del crucero que los llevaría al Mediterráneo. Sería el bautismo de fuego de este nuevo modelo. (Foto: Internet)

Por su parte, el 100º OKIAP ha realizado el primer despliegue de sus nuevos cazabombarderos MiG-29KR y MiG-29KUBR “Fulcrum D” recientemente incorporados a la Armada Rusa. Adquiridos para reforzar la flota de aeronaves de combate ante el desgaste operativo sufrido por los Su-33, estos nuevos cazabombarderos fueron adquiridos en 2009 y comenzaron a entrar en servicio un par de años después, habiéndose solicitado 24 unidades iniciales, y estando previsto adquirir un número similar en los próximos años para poder reemplazar definitivamente al Su-33/Su-33M “Flanker D”.
Evolución del MiG-29K “Fulcrum D”, los nuevos cazabombarderos agregan versatilidad al grupo aéreo embarcado, toda vez que, además de poder cubrir misiones de defensa aérea, están capacitado para realizar misiones de ataque e interdicción con una gama de armamentos mucho más amplia que la que pueden utilizar los más limitados Su-33M recientemente modernizados.
La particularidad más importante es que los MiG-29KR y MiG-29KUBR comparten el mismo fuselaje, con lo cual los monoplazas KR se asemejan al biplaza KUBR. En el primer caso, el espacio del segundo tripulante es ocupado por un depósito de combustible de 630 litros que incrementa considerablemente la autonomía del avión.
Los nuevos cazabombarderos han sido exhibidos sobre la cubierta del portaaviones, durante su despliegue frente a las costas de Siria, con una completa carga de armas que incluía misiles aire-aire de corto alcance R-73 “Archer” en los soportes exteriores, misiles aire-aire de medio alcance R-77 (AA-12 “Adder”) en los interiores, y una bomba de guía óptica KAB-500KR en el soporte central. Hay que destacar que si bien pueden montar ocho soportes subalares, muchas imágenes muestran que llevan solo seis.
El 100º OKIAP desplegó cinco aviones en el destacamento que participaría de las operaciones en Siria, de los cuales se han podido identificar los siguientes:

MiG-29KR “Fulcrum D” (Monoplazas)
Azul 41
Azul 47
Azul 49

MiG-29KUBR “Fulcrum D” (Biplazas)
Azul 50
Azul 52

WP_20160830_09_50_48_Pro

Un Ka-52K “Katran” en la cubierta del “Kuznetsov” durante unas pruebas anteriores a su despliegue frente a las costas sirias. (Foto: Internet)

Completando el capítulo referido a la aviación de combate, el “Kuznetsov” embarcaría al menos dos de los cuatro helicópteros de ataque Ka-52K “Katrán”, aunque algunas fuentes hablan de que habrían sido desplegados todos los aparatos en servicio, lo cual no ha podido ser confirmado.
El Ka-52K “Katran” es la versión navalizada del Ka-52 “Hokum B” utilizado por la Fuerza Aérea Rusa, el cual tiene una célula protegida para operar en el ambiente marino, además de estar equipado para poder disparar armas navales, incluyendo el misil antibuque Kh-35. Su desarrollo se inició cuando Moscú firma el acuerdo con Francia para la provisión de dos buques portahelicópteros de asalto anfibio clase “Mistral”, los cuales serían más tarde embargados debido al conflicto en Crimea, Ucrania. Cuando se resolvió que los buques serían vendidos a Egipto, la Armada Rusa procedió a incorporar los helicópteros dentro de su inventario, habiendo recibido un lote inicial de cuatro unidades, mientras procede a negociar con Egipto la venta del resto de los 42 aparatos originalmente solicitados. Su despliegue en el Mediterráneo parece responder a la necesidad de evaluar el concepto de empleo de estas aeronaves desde plataformas navales, ayudando a desarrollar doctrina.

Ka-52K “Katran”: de dos a cuatro ejemplares no identificados

Tal vez la parte más extraña del despliegue aeronaval ruso corresponde a los helicópteros, si sorprendía la baja cantidad de aviones de combate embarcados, más aún sorprende la bajísima cantidad de helicópteros que formarían parte del grupo aéreo.
Cuando las noticias del eventual despliegue en Siria del portaaviones “Kuznetsov”, muchas fuentes estimaron que el número de aviones a ser embarcado iba a suponer una treintena de aviones de combate y cerca de una veintena de helicópteros, es decir, la dotación aérea al completo. Pero como ocurrió con los cazabombarderos, en el caso de los helicópteros era exactamente la mitad, pero éstos estaban claramente desbalanceados en lo que se refiere a misiones y cantidades, más aún si incluímos el puñado de Ka-52K de ataque.
De los helicópteros especializados de la familia Ka-27 “Helix”, de los que normalmente debería haber 18 unidades embarcadas, solo se embarcarían siete. Lo curioso era que se embarcarían cuatro Ka-27PS “Helix D” para realizar tareas de búsqueda y rescate (SAR), así como aquellas de enlace. A estos se agregaban dos helicópteros Ka-29TB “Helix B” que se encargan de misiones utilitarias y de transporte de tropas. El despliegue de estos aparatos tal vez se deba a la necesidad de disponer de un medio de reaprovisionamiento rápido desde los buques auxiliares de la flotilla, realizando VERTREP (Vertical Replenishment) a medida que las exigencias operativas así lo demanden.

El único helicóptero AEW embarcado era uno de los dos Ka-31R “Helix E” modernizados en servicio. Aquí se lo puede ver mientras la flotilla rusa cruzaba el Canal de la Mancha frente a Dover. (Foto: Dover Marina.com)

Los dos modelos restantes de helicópteros corresponden a los modelos que deberían ser más numerosos, del Ka-27PL “Helix A” destinado a misiones antisubmarinas normalmente su número llega a las once unidades, en este caso solo se desplegó una sola unidad. Este dato es importante, toda vez que los comandantes rusos sabían que era lo que les iba a esperar durante su viaje desde el Mar del Norte, es decir, el seguimiento por parte de los submarinos de la OTAN, aun así, contra todo pronóstico, el portaaviones, inexplicablemente, solo embarcó un solo aparato.
Puede que las misiones ASW recayeran en sus escoltas, donde al menos otro Ka-27PL “Helix A” (“Rojo 47”) fue avistado en la cubierta del acorazado (099) “Pyotr Velikiy”, cuya dotación es de tres ejemplares, al mismo tiempo que se asegura que el destructor (626) “Vice Admiral Kulakov” trajo consigo sus dos Ka-27PL de dotación (“Rojo 51” y “Rojo 52”), presumiéndose de que el destructor (619) “Severomorsk” haya traído sus dos aparatos de dotación. Aun así, no deja de sorprender que la Armada Rusa haya descuidado de tal manera una de sus principales funciones.
El restante aparato de la familia era un único Ka-31 “Helix E” de alerta temprana, con la particularidad de que se trataba de uno de los dos aparatos llevados al estándar Ka-31R mediante un programa de modernización. Normalmente son cuatro las unidades de este modelo que son embarcadas, con el fin de rotarse en la función de dar cobertura radar de alerta temprana a la Flota, que solo se haya dispuesto de una sola unidad, deja lugar a grandes interrogantes sobre los motivos de ello.
Los aparatos positivamente identificados son:

Ka-27PL “Helix A” (antisubmarino):
Rojo 32

Ka-29TB “Helix B” (Utilitario/Asalto):
Rojo 23
Rojo 75

Ka-27PS “Helix D” (SAR):
Rojo 52
Rojo 55
Rojo 57
Rojo 60

Ka-31R “Helix E” (AEW&C):
Rojo 90

Se inician las operaciones de combate

En esta imagen de la TV rusa se puede observar un MiG-29KR armado con una bomba KAB-500KR de guía óptica, además de misiles aire-aire R-73 y R-77. Es probable que con esa configuración el cazabombardero no pudiese despegar. (Foto: Youtube)

Tras el arribo del portaaviones “Kuznetsov” a la zona de estación el día 3 de marzo, bajo un intenso dispositivo de vigilancia de la OTAN, el portaaviones inició los preparativos para poder ejecutar las primeras operaciones aéreas. Pero para ello había que realizar una reparación del sistema de propulsión, que había presentado una avería el día 1 de marzo que no pudo ser solucionada a tiempo.
También era necesario recuperar el stock de combustible de aviación, comenzar a preparar el armamento que sería utilizado por las aeronaves embarcadas, así como realizar el acopio de información sobre los objetivos y la coordinación con las fuerzas aeroterrestres ya desplegadas en Siria.
El Ministerio de Defensa de Rusia informó en conferencia de prensa que los ataques aéreos sobre Aleppo se iniciaron el 8 de noviembre, lo cual se contradice con las informaciones que aseguraron que los ataques aéreos en realidad comenzaron el 15 de noviembre. Los blancos que fueron seleccionados, en su mayoría, pertenecían a las fuerzas rebeldes que luchan contra el gobierno de Siria, y solo una fracción correspondían a blancos pertenecientes al grupo terrorista ISIS, pese a que era casi imposible distinguir a qué tipo de enemigos se refería Moscú a la hora de calificar sus blancos, ya que los rebeldes sirios eran caratulados casi de la misma forma que los terroristas del Estado Islámico.
Las acciones posteriores al 8 de noviembre no recibieron mayor publicidad pese a los oficiosos titulares propagandísticos de la prensa rusa y las burlas, algunas de ellas injustificadas, de la prensa occidental. Sin embargo, el día domingo 13 de noviembre se produciría la primera baja por accidente del grupo aéreo ruso, cuando un MiG-29KR “Fulcrum D” (Azul 49) se precipita al mar.
Los primeros informes difundidos aseguraban que se trató de un fallo técnico del avión, pero ciertamente se trató de un problema del portaaviones. Según las versiones más precisas, y ampliamente aceptadas, se produjo la ruptura de uno de los cables de frenado del portaaviones, con lo cual los cazas, que al parecer retornaban de una misión sobre Siria, se quedaron orbitando a la espera de que el problema fuese solucionado.
Sin embargo, teniendo la esperanza de que dicho inconveniente se solucionara en los tiempos normales, que oscilaban entre 10 y 15 minutos, el piloto del avión siniestrado, uno de los más experimentados, decidió continuar orbitando, en vez de dirigirse a un aeropuerto alternativo. El inconveniente con el cable de frenado no puedo ser solucionado en los tiempos previstos, lo cual generó que el caza se quedara sin combustible, obligando a su piloto que se eyectase, siendo rescatado tiempo después por uno de los helicópteros SAR del portaaviones.
Según se informaría luego, el grueso de los aviones embarcados sería desplegado en la base aérea en Latakia hasta haberse solucionado el problema. La Armada Rusa logró rescatar los restos del avión accidentado para su posterior análisis.
También se informó que el grupo aéreo del portaaviones participara de la ofensiva contra las posiciones de los grupos terroristas ISIS y Al-Nusra en las provincias sirias de Idlib y Homs, para lo cual, la Flotilla rusa sería reforzada con el arribo de la fragata “Admiral Grigorovich” (Proyecto 11356Р/М).

Clipboard028

Una de las imágenes más vistas en la web fue del informe de Zvezda TV mostrando las bombas de caída libre FAB-500M-62 (izq.) y FAB-500M-54 (der.) que serían empleadas por los Su-33M desde el “Kuznetsov”. (Foto: ZvezdaTVnews)

El 15 de noviembre, es cuando algunas fuentes aseguran que se iniciaron los primeros ataques aéreos, se inició las acciones sobre los blancos terroristas. La vedette de la acción sería la fragata “Grigorovich”, que recibió toda la atención de la prensa debido a las espectaculares imágenes del lanzamiento de sus misiles de crucero “Kalibr”.
La prensa rusa informó que la aviación embarcada en el portaaviones participó activamente en estos ataques, donde los Su-33M fueron armados con bombas de caída libre FAB-500 en lo que sería su debut operacional como cazabombardero, haciendo uso del sistema SVP-24 “Gefest”. Sin embargo, los informes de prensa parecían repetir las imágenes tomadas con anterioridad, donde los “Flanker” solo estaban armados con los misiles destinados a misiones de defensa aérea, y no pudo registrarse ninguna imagen de estos aviones despegando con la pesada carga de armas que se asegura que deberían llevar.
El Ministerio de Defensa de Rusia informo que los ataques aéreos produjeron unos 30 rebeldes y terroristas muertos, incluyendo tres de sus jefes, además de causar severos daños en la infraestructura de la organización terrorista.
A partir de entonces, las operaciones parecieron intensificarse, con un gran movimiento en la cubierta del portaaviones y grandes titulares anunciando heroicos triunfos de la Aviación Naval embarcada, pero pese a la gran cantidad de horas de videos que se fueron acumulando, nunca se pudo ver a los aviones Su-33M despegando con otro armamento que no fuera el destinado a las misiones aire – aire. En tanto que en ningún momento se publicaron imágenes de los MiG-29KR artillados para misiones aire-superficie, más allá de un video donde se mostró, a uno de estos aparatos, armado con misiles aire – aire y bombas de guía óptica KAB-500KR, pero, al igual que con los “Flanker”, nunca se los mostró despegando con dicha carga de armas.
Al parecer, los problemas con los sistemas de cables de frenado continuaron, ya que la Inteligencia de la OTAN comenzó a observar que muchos cazas navales estaban operando desde Humaymim, Latakia, días después del accidente, lo cual fue confirmado cuando la afamada IHS Jane’s hizo pública una imagen satelital de Airbus Defence and Space que mostraba que los ocho cazabombarderos Su-33M y, al menos, uno de los MiG-29KR se encontraban operando desde la base aérea Humaymim.
Si bien se habló de un despliegue temporal, una nueva imagen satelital tomada el 26 de noviembre demostró que los cazas rusos continuaban operando desde Humaymim, con lo cual las afirmaciones rusas de que el portaaviones continuaba operando con normalidad, resultaban ser falsas ante la luz de la información presentada. Por un lado, puede que los comandantes rusos hayan optado por utilizar sus aviones desde tierra debido que de esta manera no solo tendrían una mayor autonomía, sino que podría transportar una carga de armas mucho más pesada que si operaban desde el portaaviones. Incluso se ha llegado a afirmar que era la única forma de que los cazas embarcados rusos pudieran llevar una carga de armas decente.
Ya para fines de noviembre y principios de diciembre, el portaaviones comenzó a operar con normalidad y los cazabombarderos retornaron a sus actividades habituales desde la cubierta del “Kuznetsov”. Pero dos semanas después del primer accidente se produciría el segundo.

Al parecer, los ocho Su-33M “Flanker D” operaron desde Humaymim entre el 14 y el 26 de noviembre, como lo atestigua esta imagen satelital del 26 de noviembre de 2016. (Foto: Airbus Defence and Space)

El 3 de diciembre uno de los Su-33M “Flanker D” (“Rojo 67”) rompe el cable de frenado y termina deslizándose de la cubierta sin la suficiente potencia como para poder remontar vuelo. El piloto se eyecta sin inconvenientes y es rescatado minutos después por uno de los helicópteros Ka-27PS del portaaviones.
Era el segundo incidente que involucraba a los cables de frenado, y en ambos tuvieron como consecuencia la pérdida de sendos aviones de combate. La prensa rusa informaría que se analizaban tres posibles causas del último accidente. La primera de ellas hablaba de que el piloto realizó un aterrizaje a mayor velocidad y ángulo erróneo sobre la pista, enganchando el cable de manera incorrecta, como causa de este “fallo humano”, el avión terminó cayendo de la cubierta.
La segunda versión indicaba que era posible que la partida de cables de frenado del portaaviones sean de mala calidad, lo cual produjo los continuos accidentes, mientras que la tercera versión se refería a que, tras las reparaciones realizadas, el sistema de cables de frenado tuviese una baja presión que terminó generando los incidentes.Hay distintas afirmaciones sobre los fallos de los cables de frenado, en varias oportunidades algunos analistas rusos y otros occidentales aseguraron que podría tratarse de una serie de fallos propios de la falta de entrenamiento de la tripulación.
Inicialmente, se argumentó que, en anteriores oportunidades, el personal ruso ya había registrado fallos con el sistema de frenado y que había logrado solucionarlo en tiempos que oscilaban entre los 10 y los 15 minutos, con lo cual se había conseguido retornar al servicio y poder recuperar a las aeronaves en vuelo.
Algunos analistas rusos han publicado, con cierta preocupación, que los trabajos de reparación del sistema de frenado estaban demandando un tiempo mayor a los 15 minutos, al mismo tiempo que reconocían que se estaban produciendo con mayor frecuencia.
El 6 de diciembre, días después del segundo accidente, el Moskow Times informaba que el Ministerio de Defensa ruso estaba por tomar la determinación de suspender momentáneamente las operaciones desde la cubierta del portaaviones y transferiría a los cazabombarderos a bases en tierra. Dicha información fue recogida de fuentes militares por parte del diario Kommersant, y contradecían abiertamente las declaraciones del Ministerio de Defensa que aseguraban que el portaaviones y su grupo aéreo embarcado continuarían las operaciones como estaba previsto.
Sea como fuere, el problema recurrente de los cables de frenado y la pérdida de solo dos aviones, en la primera operación real del buque, realmente no resulta una cifra exorbitante, más allá de lo que la prensa occidental se ha empecinado en hacer pensar. Pero claro, nuevamente el problema resultaba ser el portaaviones y no su grupo aéreo embarcado, y si la situación se mantenía, a potenciales nuevos accidentes se le uniría el desgaste propio del elevado ritmo de las operaciones aéreas, incluyendo daños de combate. Y ante un número tan reducido de cazabombarderos, ese desgaste, que hasta entonces representaba el 13% solo en accidentes, transformaría en un fiasco todo el despliegue de la Flotilla del portaaviones.
Los analistas de IHS Jane’s aseguraron que “Nosotros no creemos que los rusos estén volando muchas misiones desde su portaaviones, como ellos buscan que el mundo crea”, y eso es muy probable, más aún cuando hay poca evidencia de que las acciones de ataque realmente se hayan llevado a cabo desde el “Kuznetsov”.
Cuando el 6 de enero se anunciaba que el portaaviones “Kuznetsov” había completado su turno de operaciones y se ordenaba su repliegue a sus bases en Severomorsk quedó claro que, en la práctica, la presencia del portaaviones fue más propagandista que otra cosa.
Aun así, el Ministerio de Defensa ruso publicó las cifras alrededor de las operaciones aéreas del Grupo Aéreo Embarcado, dando a entender que todas ellas se realizaron desde la cubierta del portaaviones, cosa discutible. Sin embargo, los datos presentados, de forma oficial y en conferencia de prensa, aseguran que los aviones del “Kuznetsov” alcanzo las siguientes cifras:

• Dos meses de operaciones aéreas (59 días).
• 420 salidas de combate, de ellas, 117 fueron salidas nocturnas.
• 1.252 blancos destruidos.

Se habla de 59 días, con lo cual podríamos asegurar que las primeras operaciones se iniciaron el 6 de noviembre, tres días después de su arribo a su punto de estación. Donde se discuten los puntos es en las 420 salidas de combate (117 nocturnas) y las cifras que se desprenden de ellas.
Con un Grupo Aéreo Embarcado que alineaba 10 Su-33/Su-33M, cinco MiG-29KR/KUBR y dos helicópteros Ka-52K, esto supone que se realizaron 24.7 salidas por aeronave. Lo interesante es que esta cifra nos habla de un promedio de siete salidas diarias.

CxYZOM0UcAE2QAx

El Su-33M “Rojo 67” en las etapas iniciales de las operaciones en Siria, aquí lo podemos observar transportando dos bombas KAB-500 en los soportes ventrales. Este avión se accidentaría el 3 de diciembre de 2016. (Foto: RT)

Si bien las cifras son totalmente posibles, queda el interrogante de si todas las misiones fueron de ataque, en cuyo caso el número de aeronaves disponibles se reduce a 15, ya que están los dos Su-33 aún configurados como interceptores puros. Así, el número de misiones por aeronave aumenta hasta las 28 por avión.
Si a ello le agregamos que el 2 de abril de 2017 se hace público que ROSTEC, fabricante del helicóptero Ka-52K, había completado la primera fase de los ensayos marítimos de la plataforma de ataque naval Kamov Ka-52K “Katran”, algo que se confirmó el 5 de mayo cuando se hizo oficial que el Ka-52K completaba su primera tanda de ensayos como helicóptero embarcado. Si bien se pudo observar a los “Katran” operando desde el portaaviones, no hay ninguna constancia de que haya sido empleado en combate desde el mismo, con lo cual el número de aeronaves de ataque disponibles vuelve a reducirse de las 15 a las 13 unidades, incrementando a 32,3 el número de salidas realizadas por avión durante el despliegue.
Ahora bien, se destruyeron 1.252 blancos, lo que implica una tasa de tres objetivos alcanzados por misión, una cifra totalmente plausible de ser alcanzada, incluso utilizando bombas de caída libre. Lo interesante de ello sería saber qué tipo de blancos fueron alcanzados y con qué tipo de armamento. Como antecedentes, en la cronología de las acciones rusas durante la Guerra de Chechenia en 1999, se reportaba el tipo de blanco atacado, si fue destruido o dañado, y cuántos rebeldes fueron muertos, estimativamente, en la acción. En este caso, no se mencionó más que cifras limpias y sin detalles.
También hay que tener en cuenta que hubo días en los que no se operó desde el portaaviones, con lo cual, si las cifras mencionadas se refieren solo a operaciones embarcadas, el desgaste sobre los aviones es aún mayor, e improbable, pues se incrementa drásticamente el número de misiones diarias por avión hasta límites imposibles.
El debate se abre cuando la Inteligencia norteamericana comienza a presentar informes sobre su análisis de las operaciones embarcadas rusas. En ellos se daba a conocer que de las acciones del Grupo Aéreo Embarcado solo había constancia de que se ejecutaron 154 salidas de combate desde las cubiertas del portaaviones ruso durante 59 días. De ser así, esto significa que se realizaron 2,54 misiones diarias, con un promedio de casi 12 misiones realizadas por avión en aquel periodo de tiempo y mencionando solo a las aeronaves de ataque.
Hay que tener en cuenta que el portaaviones “Kuznetsov” estaba bajo absoluta vigilancia de los sensores de las flotas occidentales ubicadas en la zona, y que incluían el portaaviones francés “Charles de Gaulle”, cuyos aviones de alerta temprana E-2C “Hawkeye” estaban continuamente vigilando el portaaviones, como publicó RT en uno de sus reportajes. A ello habría que agregar la contínua presencia de aviones de patrulla marítima y alerta temprana de la OTAN con base en tierra, incluyendo los que podrían operar desde Italia, más información que podría haber sido suministrada por Israel.
Es probable que desde el portaaviones solo se hayan cumplido 154 misiones, mientras que las 266 restantes podrían haberse realizado desde la base de Humaymim. De ser así, el despliegue aeronaval desde el portaaviones tuvo un rendimiento como el esperado, es decir, mediocre y que apenas si tuvo alguna validez real.

Un curioso despliegue aeronaval ruso

1D4D207B00000578-3861166-The_Type_45_HMS_Dragon_and_a_number_of_other_Royal_Navy_ships_ar-a-6_1477123418177

Dos épocas se enfrentan, el destructor (626) “Vice Admiral Kulakov” en primer plano, construido en los años 70’s, es escoltado por el más moderno destructor de la Royal Navy, el HMS “Dragon”, que entró en servicio en 2012. La brecha tecnológica es inmensa entre la OTAN y Rusia. (Foto: EPA)

Es interesante retomar el análisis sobre los verdaderos motivos del despliegue del grueso de la Flota del Mar del Norte en Siria, porque siendo más precisos, y a la luz de la información que ha ido apareciendo en la prensa rusa, en particular, y la internacional en general, nos lleva a concluir que no hubo más motivos que los propagandísticos.
En lo militar, específicamente, podemos ver que la Armada Rusa organizó el despliegue naval estratégico más grande desde el fin de la Guerra Fría y a la altura de los grandes ejercicios navales realizados por la Armada Soviética entre 1985 y 1987, cuando confluían en el Atlántico o el Mediterráneo decenas de buques de superficie y submarinos pertenecientes a las Flotas del Norte, del Báltico y del Mar Negro.
Este tremendo esfuerzo, que atrajo el interés de la OTAN por sus implicancias logísticas, más que otra cosa, supuso que la Armada Rusa pudo sostener una gran flota naval, con unos 5.000 marinos, a bordo de más de una veintena de buques, por un plazo de 90 días, permitiendo, de cierta forma, proyectar los intereses rusos desde la costa hacia el interior del territorio sirio.
A su vez, no cabe la menor duda de que ningún jefe naval ruso estaba convencido de que todo se trataba de una maniobra política sin demasiado respaldo en el terreno. Las condiciones operativas del portaaviones, con sus limitaciones de diseño para las operaciones aéreas, más los frecuentes problemas en su propulsión, dejaron patente que su validez como portaaviones de ataque es, cuando menos, escueta, máxime cuando ni siquiera fue diseñado para ello.
El analista Taylor Marvin, fue preciso al puntualizar que “El ‘Admiral Kuznetsov’ no fue diseñado para ejecutar misiones de ataque como los portaaviones norteamericanos, sino que fue diseñado como parte de la estrategia del ‘bastión’ soviético y ayudar a proteger áreas del océano cercano a las costas de incursiones occidentales, particularmente de amenazas submarinas. El ‘Admiral Kuznetsov’ no tiene catapultas para lanzar aviones, por lo que los aviones despegarán para bombardear Siria llevando menos y más pequeñas armas.”
Más duro fue el periodista ruso Sergei Parjomenko en una entrevista para la radio “Eco de Moscú”, despreciando aspectos militares del despliegue, agregando que el “antiguo portaaviones” no estaba equipado para la guerra naval moderna y que no sería del todo útil como segundo aeropuerto para ningún avión operando fuera de la base rusa de Tartus (Sic).
La excusa de que participaría de las operaciones contra los rebeldes sirios y los grupos terroristas en Siria, no podía ser tomada verdaderamente en serio si tenemos en cuenta las limitaciones del portaaviones y, particularmente, de su Grupo Aéreo Embarcado, más allá de lo que la prensa rusa quiso hacer creer.
Justo es decir que ante el hecho de que el “Kuznetsov” no es un verdadero portaaviones de ataque, la capacidad de su Grupo Aéreo Embarcado no debería ser menospreciadas totalmente, aunque, claro está, el problema principal radica en el portaaviones y no en sus aviones. También hay que tener en cuenta que la Armada Rusa no tiene la suficiente experiencia operaciones embarcadas como la que se buscaba realizar en Siria, es decir, incursiones aéreas prolongadas, con ciclos continuos de despegue y recuperación.
Todo ello, sumado al hecho del estado operativo del buque, hace que haber sufrido solo dos bajas por accidentes, en 90 días, sea todo un logro, aún si solo se ejecutaron las 154 misiones que la Inteligencia norteamericana asegura que se realizaron desde el buque. Esta experiencia era necesario que se tuviera, y si se pretende tener al “Kuznetsov” en servicio más allá del año 2025, servirá para poder solucionar aquellos aspectos más desfavorables en favor de la, nuevamente, postergada modernización, así como del previsto sucesor, el Proyecto 23000E.

El humo emanado por la chimenea del “Kuznetsov” demostró que su estado operativo no había mejorado y que su sistema de propulsión estaba, aún, en pésimas condiciones. (Foto: Dover-Marina)

Pero como ya se dijo, este despliegue naval, operativamente condenado a ser casi inútil, por lo tanto, hay que analizar el valor propagandístico que se le dio, el cual en muchos casos rayó el absurdo en lo referido a los titulares de los diarios.
En lo militarmente práctico, supuso recomponer el herido orgullo de la Armada Rusa, asignándole una misión de importancia estratégica en lo diplomático, más que en lo militar, en uno de los mayores despliegues navales rusos en décadas, dentro de un contexto donde las complejas y tibias relaciones diplomáticas con Occidente, independientemente de que su material no estaba en óptimas condiciones operativas. Esto también supondría que Occidente se burlaba, con cierta razón, de la tremenda humareda que salía por la chimenea del portaaviones, y trajera a colación los problemas que tenían varios de los buques los integrantes tenían serios problemas operativos.
Por un lado, para consumo interno en Rusia, se lograba el impacto mediático, de cara a la opinión, no había forma de ocultar la gravedad de la obsolescencia y pobre estado operativo de la Flota del Mar del Norte.
Lo cierto es que hay argumentos más válidos que cualquier necesidad militar con el fin de justificar el despliegue, donde se despachaba a la casi obsoleta Flota del Norte a una guerra de alto perfil tecnológico, donde, a su vez, estarán cumpliendo una misión “justa”, toda vez que irían a dar apoyo a un aliado de Moscú que estaba combatiendo al terrorismo.
Con la guerra en Siria copando los titulares de las noticias domésticas, donde se resaltaba el gran valor del apoyo militar ruso, se lograba distraer la atención del ciudadano ruso de la estancada crisis de Ucrania. El conflicto sirio comenzó a reemplazar al de Crimea desde mediados de 2015.
Al mismo tiempo que Rusia despedía a una flota que iba a recuperar el prestigio de Rusia como superpotencia, el hecho de que su objetivo fuese el de destruir al terrorismo en Siria, ponía en escena a Vladimir Putin como paladín en la lucha contra ese flagelo.
En definitiva, y en un análisis fino de las potenciales experiencias obtenidas, la Armada Rusa se debe haber enfrentado a la realidad del el hecho de que disponer de un portaaviones implica que el mismo esté plenamente operativo y que sea eficiente.
La experiencia argentina de Malvinas en 1982 demostró que tener un buque con una operatividad dudosa y un Grupo Aéreo Embarcado inadecuado lo tranforma más en un riesgo que en un beneficio. De la misma forma lo entendió Brasil recientemente y dio de baja a su portaaviones debido a lo oneroso que significaba modernizarlo y ponerlo en servicio con un GAE muy limitado. Si se va a disponer de un portaaviones, el mismo debe estar siempre operativo y su GAE debe estar a la altura de las exigencias.
Con el nuevo portaaviones del Proyecto 23000E, la Armada Rusa está en la posibilidad de revertir todo lo que la Unión Soviética hizo mal a la hora de proyectar un portaaviones, pero aún así, no parece haber chances de que la futura plataforma cuente con catapultas, principal limitación para los aviones de combate embarcados rusos.
Asimismo, el aspecto logístico asociado no es un dato menor, la gran cantidad de buques de transporte asociados a las operaciones aeronavales que se desplegaron en el Mediterráneo a lo largo del turno de operaciones del portaaviones, demuestra que Rusia no está doctrinalmente preparada para proyectar una Flotilla de esta naturaleza tan lejos de sus bases, se requerirán nuevos buques logísticos más capaces y una doctrina acorde.


Autor:
Este artículo fue realizado por Marcelo J. Rivera en Enero 2017 (Dintel GID 2017©), quedando completamente prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita del autor.

Fuentes:

• http://www.janes.com/article/64669/russian-carrier-sails-for-the-mediterranean
• http://www.worldtribune.com/russian-carrier-group-makes-waves-in-uk-during-transit-to-mediterranean/
• http://www.worldtribune.com/syria-bound-russian-subs-tracked-through-the-english-channel/
• http://www.worldtribune.com/russian-jets-to-launch-airstrikes-in-syria-from-aircraft-carrier/
• https://www.theguardian.com/world/2016/oct/19/convoy-of-russian-warships-on-route-past-british-isles
• http://www.telegraph.co.uk/news/2016/10/21/russian-carrier-plagued-by-technical-problems/
• http://www.combataircraft.net/2016/11/14/russian-navy-mig-29-in-mediterranean/
• http://www.combataircraft.net/2016/10/21/carrier-based-ka-52k-bound-for-syria/
• http://nationalinterest.org/blog/the-buzz/russias-only-aircraft-carrier-headed-syria-suffers-one-big-17756
• http://www.independent.co.uk/news/uk/home-news/russian-warships-latest-english-channel-escorted-british-navy-admiral-kuznetsov-fleet-flotilla-putin-a7372966.html
• http://www.bbc.com/news/world-europe-37791523
• https://actualidad.rt.com/actualidad/216829-portaaviones-ruso-zarpa-siria-kuznetsov
• http://spanish.almanar.com.lb/29280
• http://www.hispantv.com/noticias/rusia/313012/portaviones-admiral-kuznetsov-avanzan-mediterraneo
• http://www.hispantv.com/noticias/rusia/311916/portaviones-cruzar-canal-mancha-reino-unido
• http://defence-blog.com/news/russia-to-modernize-sukhoi-su-33-carrier-based-aircraft.html
• http://charly015.blogspot.com.ar/2016/11/las-aeronaves-bordo-del-kuznetsov-mig.html
• http://charly015.blogspot.com.ar/search?updated-max=2017-01-10T01:49:00-08:00&max-results=3
• http://charly015.blogspot.com.ar/2016/11/los-su-33-del-kuznetsov-en-hmeymim.html
• http://charly015.blogspot.com.ar/2016/12/se-estrello-un-su-33-ruso.html
• http://charly015.blogspot.com.ar/2016/12/el-ala-aerea-embarcada-del-kuznetsov-en.html
• http://charly015.blogspot.com.ar/2017/01/han-estado-operando-aviones-desde-la_9.html
• http://www.combataircraft.net/2016/11/14/russian-navy-mig-29-in-mediterranean/
• http://www.bbc.com/news/world-europe-37704028?post_id=1447264501951411_1447265495284645#_=_
• http://www.designation-systems.net/non-us/soviet.html#_Listings_Helicopter
• http://en.avia.pro/blog/ka-29
• https://ruptly.tv/vod/20170106-032
• https://ruptly.tv/vod/20161209-005
• https://ruptly.tv/vod/20161115-049
• https://ruptly.tv/vod/20161101-025
• https://www.youtube.com/watch?v=7VxXyZ8_sL4
• https://news.usni.org/2016/10/26/analysis-russias-carrier-deployment-syria-propaganda-not-practical
• https://militarytechcooperations.wordpress.com/2016/12/06/russian-naval-aviation-learns-valuable-but-bitter-lessons-in-syria/
• https://thebarentsobserver.com/en/security/2016/10/russias-biggest-warships-steams-along-coast-norway-towards-syria
• https://news.usni.org/2016/11/15/ship-launched-russian-cruise-missiles-part-new-aleppo-offensive
• https://www.highbeam.com/doc/1G1-10425823.html
• http://www.wearethemighty.com/articles/the-kuznetsov-follies-continue-with-another-jet-in-the-drink
• http://www.thedrive.com/the-war-zone/6340/another-russian-jet-crashed-into-the-med-while-landing-on-carrier
• http://www.defens-aero.com/2016/12/su-33kub-flanker-d-marine-russe-abime-mer-appontage.html?utm_source=_ob_share&utm_medium=_ob_twitter&utm_campaign=_ob_share_auto
• http://www.janes.com/article/65997/admiral-kuznetsov-loses-second-aircraft-as-su-33-crashes-into-sea
• http://www.meganewsweb.com/en/news/breaking-news-v-minoborony-rf-objasnili-pochemu-ruhnul-su-33-na-admirale-kuznetsove
• https://sputniknews.com/military/201612051048196551-aircraft-carrier-crash-lessons/
• http://www.kommersant.ru/doc/3162712
• https://youtu.be/zDkWYZZhuag
• http://charly015.blogspot.com.ar/2017/01/estadisticas-de-la-aviacion-embarcada_13.html
• http://rbth.com/defence/2016/01/18/9-intriguing-facts-about-the-admiral-kuznetsov-aircraft-carrier_560391
• https://warisboring.com/your-aircraft-carrier-is-a-piece-of-crap-f3f52d299588#.e2xjfr1oo
• http://www.popularmechanics.com/military/navy-ships/a24155/kuznetsov-second-crash-in-three-weeks/
• https://themoscowtimes.com/news/kuznetsovs-aircraft-may-redeploy-to-land-base-after-second-crash-in-3-weeks-56427
• http://www.independent.co.uk/news/world/middle-east/syria-conflict-russia-warship-loses-jets-landing-crashes-a7458766.html
• http://nationalinterest.org/blog/the-buzz/the-2-big-reasons-why-russias-only-aircraft-carrier-having-18643
• https://www.washingtonpost.com/world/russia-just-lost-its-second-warplane-in-a-month-of-syria/2016/12/05/f8353be8-bad8-11e6-817f-e3b588251d1e_story.html
• http://www.zerohedge.com/news/2016-12-05/russian-su-33-fighter-jet-crashes-while-landing-kuznetsov-aircraft-carrier-syria
• http://www.haaretz.com/middle-east-news/1.749859
• https://warisboring.com/two-big-reasons-why-russias-aircraft-carrier-is-having-so-many-problems-e8db1dcdf9b9#.jiypo13w8
• https://www.rt.com/news/369209-admiral-kuznetsov-su-33/
• https://warisboring.com/u-s-navy-supercarriers-dominate-because-of-lessons-paid-for-with-blood-cb26f5509ac#.e495ajjko
• http://www.trust-us.ch/?p=30331
• https://sputniknews.com/russia/201612091048350821-russia-carrier-mishaps/
• http://en.news-front.info/2016/09/22/russia-to-deploy-its-flagship-aircraft-carrier-off-the-syrian-coast/
• http://www.ruaviation.com/news/2016/9/1/6699/print/?h
• https://actualidad.rt.com/actualidad/227793-rusia-reducir-contingente-militar-siria
• http://www.navyrecognition.com/index.php/focus-analysis/naval-technology/5183-analysis-ka-52k-katran-naval-helicopter-passes-first-set-of-maritime-trials.html